Acceso de usuarios
Ruta de Navegación
Calificar Información
 
Título de sección

Versión Estenográfica.- Comparecencia del C. Maestro Alonso Lujambio Irazábal, Secretario de Educación Pública

Contenido de sección

Comparecencia del C. Maestro Alonso Lujambio Irazábal, Secretario de Educación Pública

 

México, D. F., a 23 de septiembre de 2009.

 

 

Versión estenográfica de la Reunión de Trabajo de la Comisión de Educación, presidida por la C. Senadora María Teresa Ortuño Gurza, realizada en el Edificio de Donceles 14, Salón “Isidoro Olvera”, hoy por la mañana (10:00)

 

- LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA, PRESIDENTA DE LA COMISION DE EDUCACION DE LA HONORABLE CAMARA DE SENADORES: Muy buenos días a todos, agradecemos su entusiasta y nutrida participación.

Vamos a dar inicio solicitando al Senador César Leal, a la Senadora Irma Martínez, al Senador Francisco Javier Castellón Fonseca, y al Senador Gerardo Montenegro, uno de cada grupo parlamentario de cada partido político aquí representado, si nos hicieran el favor de pasar a la sala de junto a solicitarle al señor secretario si quisiera acompañarnos a iniciar ya la reunión de trabajo, gracias.

Muy buenos días a todos, en primer lugar quiero dar la bienvenida a nuestro invitado, el señor Secretario, el maestro Alonso Lujambio.

Quiero agradecer a los senadores de los diferentes grupos parlamentarios o partidos políticos representados en el Senado de la República su presencia en esta sesión, de la comparecencia del ciudadano secretario.

Quiero agradecer la presencia también de quienes acompañan al Secretario; el Subsecretario Rodolfo Tuirán, del doctor Rodolfo Tuirán Álvarez; el Subsecretario, bueno, el doctor Tuirán, Subsecretario de Educación Superior; el doctor Miguel Székely, Subsecretario para Educación Media Superior; el doctor Jorge Santibáñez, que es el Jefe de la Unidad de Evaluación y Prospectiva; el Subsecretario Fernando Sánchez, de Educación Básica, y las personas del equipo de apoyo que están con el Secretario, les damos la más cordial bienvenida.

Y están aquí los senadores de diferentes grupos parlamentarios, el Senador Melquíades Morales, del Partido Revolucionario Institucional; el Senador César Leal, del Partido de Acción Nacional; el Senador Alejandro González Yáñez, del Partido del Trabajo; la Senadora Irma Martínez Manríquez, del Partido Nueva Alianza; el Senador Antonio Mejía Haro, del Partido de la Revolución Democrática; el Senador Francisco Javier Castellón Fonseca, que además de ser el Senador por el Partido de la Revolución Democrática, es Secretario de la Comisión de Educación, un estupendo Secretario al igual que el Senador Gerardo Montenegro, que es el Secretario por el Partido Revolucionario Institucional; el Senador Ricardo Pérez Origel, que también es miembro distinguido de la Comisión de Educación, al igual que el Senador David Jiménez Rumbo, y el Senador Ramiro Hernández García.

Así es que nos da mucho gusto estar aquí, y está llegando la Senadora también, María Serrano, del Partido de Acción Nacional, de Sinaloa.

Y, pues, señor Secretario, queremos, primero que nada destacar que está a comparecencia; la primea vez en la legislatura anterior y la actual, en que los que estamos aquí, senadores de la república tenemos el gusto de recibir a un Secretario de Educación. Nos da mucho gusto que esta sea una feliz ocasión de diálogo, de ejercicio corresponsable de las responsabilidades públicas en el tema educativo; encontrará usted, estoy segura, un ambiente cordial y así puede haber preguntas de temas que preocupan, que inquietan a los senadores de la república de los diferentes grupos parlamentarios, encontrará en ellos también la disposición de buscar soluciones, se nos incorpora, también nos da mucho gusto darle la bienvenida al senador de Convergencia, el Senador José Luis Lobato, de Veracruz, que también es un distinguido miembro de la Comisión de Educación.

Y, quiero decir, pues, que esto es un gusto, es la primera oportunidad que tenemos la visita de un Secretario de Educación a la Comisión de Educación, y es un feliz momento porque es en ocasión de la glosa, se supone que el motivo por el cual la Mesa Directiva ha dictaminado los esquemas bajo los cuales se realizarán estas comparecencias, son para preguntarle al Secretario lo relativo al Informe del Presidente de la República, sin embargo, pues siendo senadores no es limitativo, podía haber otros temas no necesariamente reflejados en el informe que se presentó por parte del señor Presidente el pasado primero de septiembre, y para este diálogo es un momento propicio para darle la bienvenida y que escuche pues las inquietudes, las propuestas, hemos estado trabajando en esta Comisión muy intensamente, todo el período anterior de sesiones estuvimos reuniéndonos cada semana, tenemos un trabajo muy apasionante, y lo hemos encontrado muy grato, además lo hemos comentado, nos hemos descubierto no sólo como representantes, sino también como personas unos a otros hemos hecho, hemos logrado un buen equipo de trabajo, y debo recordarle a usted, señor Secretario, es mi obligación, que usted comparece aquí bajo protesta de decir verdad, es el supuesto bajo el cual partimos todos, es una obligación legal, pero además es un gozoso de ver que estamos seguros que usted podrá comparecer.

Todo esto está regido por las normas que han establecido la Mesa Directiva.

Y la Junta Directiva ha acordado cederle un espacio de diez minutos para que nos haga primero una presentación, una intervención previa, y después, concluida su intervención se llevarán a cabo tres rondas de preguntas en las que cada senador tendrá tres minutos para su formulación.

Al final de cada ronda, usted, señor Secretario, responderá de manera conjunta a los cuestionamientos hasta por diez minutos.

Los senadores que así lo deseen, podrán solicitar su derecho de réplica hasta por un mínimo al concluir la intervención la intervención del servidor público compareciente.

Quiero agregar un detalle, en el formato que estableció y aprobó la Mesa Directiva y aprobó el pleno, se habla de la intervención de grupos parlamentarios, sin embargo, tenemos una distinguida senadora que es del Partido Nueva Alianza que no forma parte del grupo parlamentario, y para quienes nos ven por el Canal del Congreso o los medios de comunicación, para ser grupo se requieren cinco miembros, y ellos son dos, por lo tanto no son grupo parlamentario, sin embargo, hemos tomado el acuerdo en la Mesa Directiva, y aprobada por el señor Secretario Gerardo Montenegro, por el señor Secretario Francisco Javier Castellón, de que daremos la oportunidad también a la senadora de tener una intervención, y seguramente será de mucho interés para usted.

Entonces, señor Secretario, dándole la más cálida y cordial bienvenida le cedo la palabra para su intervención hasta por diez minutos.

-EL C. MAESTRO ALONSO LUJAMBIO IRAZABAL, SECRETARIO DE EDUCACION PÚBLICA: Gracias, Senadora Ortuño, Presidenta de la Comisión de Educación de este Senado de la República.

Senadores Montenegro, Castellón, senadoras y senadores:

Acudo a este llamado fundamentado en nuestro ordenamiento constitucional a un ejercicio republicano de rendición de cuentas y de diálogo entre poderes.

Es un privilegio como mexicano, senadoras y senadores ser parte de esta práctica institucional tan importante para nuestra democracia. Y es un privilegio también como Secretario de Educación Pública estar entre maestros de primaria, profesores de secundaria, profesores universitarios, rectores, secretarios de educación, maestros normalistas, directores de plantel, maestros de preescolar. Estos son algunos de los antecedentes de sus biografías en el sector educativo, senadores, es un honor de veras tener esta pléyade de expertos en la materia.

Debo decirles, en segundo lugar, que desde que el señor Presidente de la República me nombró Secretario de Educación el 6 de abril, estuve en contacto con la Senadora Ortuño, deseoso de acudir a este Senado de la República, y concretamente a discutir con ustedes senadoras y senadores miembros de esta Comisión de Educación.

Por desgracia, estábamos en la última etapa del período ordinario, llegó el receso y es hasta ahora, pues, que me puedo reunir con ustedes, es un privilegio, de veras de estar aquí.

Permítanme, si no tienen inconveniente iniciar una reflexión sobre la influenza, creo que es un tema de enorme importancia para la república y por supuesto para este Senado, y por supuesto para el sistema educativo.

Debo decirles que al día de antier teníamos 2,961 escuelas cerradas en el país como resultado de este rebrote de la influenza, un poco adelantado; debo decirles que solamente tres entidades federativas tenían escuelas cerradas en ese momento, Baja California Sur, muy especialmente en Los Cabos; San Luis Potosí, muy especialmente en Tamazunchale y Ciudad Valles; y en Sinaloa, muy especialmente en Culiacán. Esta cifra bajó el día de antier a 763 escuelas porque regresó a la escuela Sinaloa, que tenía 2,351 escuelas cerradas, y volvió a bajar, o el día de hoy hay 128 escuelas nada más, 128 escuelas cerradas en todo el país, en buena medida, porque San Luis Potosí regresó prácticamente en el 80 por ciento de las escuelas que tenía cerradas.

Debo decirles que la Secretaría de Educación Pública está en un muy estrecho contacto con la Secretaría de Salud, creamos un mecanismo muy preciso que se distribuyó a todas las escuelas del país, hace algunos meses, para determinar criterios para cerrar grupos, conjuntos de grupos, y eventualmente escuelas, y eventualmente conjuntos de escuelas.

Este criterio se ha estado utilizando creo yo con gran cuidado por las entidades federativas, no han abusado de los criterios, los han ido aplicando con gran cuidado; creo pues que lo hay que hacer y en eso estamos todas las autoridades educativas del país, la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Salud y el conjunto de las instituciones educativas del país, la Secretaría de Educación Pública, la Secretaría de Salud y el conjunto de las instituciones de salud del país, reformulando algunos elementos de nuestros criterios, especialmente lo relativo al modo en que se ven a aplicar los filtros familiares y especialmente el filtro escolar. De modo que la semana que entra estaremos en actitud ya tanto el sector salud como el sector educativo de distribuir un refinamiento del criterio que ya se está utilizando y que está arrogando buenos resultados.

Yo les mantendré, senadoras, senadores, informados de la evolución del problema y de sus correlatos por supuesto en el sistema educativo.

Permítanme ocupar estos minutos analizando de manera general el Estado que guarda la educación básica, la educación media superior y superior.

Si tuviera que definir en términos muy breves, senadora, senadores, cuál es la política que impulsa el Presidente Calderón en su gobierno en relación con estos sistemas de educación, yo les diría que el Presidente Calderón impulsa dos reformas de fondo, de gran calado y una política de profundización de la reforma.

Si me permiten voy a empezar por la política de profundización de la reforma que se concentra sin duda en educación superior.

El Sistema de Educación Superior viene experimentando una modificación estructural muy importante desde los años 90’s. Hay que reconocer un esfuerzo sistemático que se ha dado en este ámbito.

Debo decirles que en los 90’s tanto a principios como a finales se crean sendas instancias de evaluación entre pares en el sistema educativo de educación superior que ha dado resultados extraordinarios.

Hoy en día 49 por ciento de la matrícula de educación superior de los estudiantes de la matrícula de educación superior están estudiando en programas reconocidos por su buena calidad, son 2 mil 800 programas reconocidos por su buena calidad.

Debo decirles que mil programas reconocidos por su buena calidad se han incorporado en este sexenio. Arrancamos con 1,800 programas, hoy son 2 mil 800.

Esto en buena medida resultado de la política que se implementa en este gobierno. Pero también hay que decir los resultados de una acumulación de esfuerzos sistemáticos por parte de las instancias de evaluación de las instituciones de educación superior que han ido produciendo sistemáticamente recomendaciones que se han ido adoptando por el sistema y que a su vez ha venido posibilitando que los programas finalmente adquieran su reconocimiento de buena calidad.

Debo decirles que hoy en día el 58 por ciento de los profesores de educación superior tienen postgrado; 58 por ciento es el porcentaje, perdón, con el que inicia el sexenio y hoy en día 65 por ciento tienen el postgrado. La meta es llegar al 72 por ciento y vamos por buen camino.

Debo decirles, por otro lado, que el 80 por ciento de los profesores de tiempo completo de todas las universidades públicas tienen postgrado.

Este es un esfuerzo extraordinario que se ha desplegado durante muchos años. Por lo que lo que ha hecho el Presidente Calderón respecto de educación superior ha sido apoyar una modificación estructural que se venía dando en el pasado para profundizarla y perfeccionarla.

Debo decirles que el 21 por ciento de los alumnos de educación superior en el país tienen una beca en el arranque del sexenio y hoy son 26 por ciento los alumnos que están beneficiados por esta beca y que sin duda tienen un impacto muy importante en la deserción.

Debo decirles, por otro lado, que si un gobierno ha potenciado el presupuesto de educación superior en México en los últimos años es el gobierno del Presidente Calderón.

En 2009 el Presupuesto para educación superior fue de 78 mil millones de pesos, 28 por ciento más que en el 2006; 28 por ciento en ese periodo.

Esos 78 mil millones ya suman el 40 por ciento del Presupuesto de la Secretaría de Educación Pública.

Quiero enfatizar esto, el 40 por ciento del presupuesto de la Secretaría se dedica a la educación pública en el ámbito de las universidades públicas tanto las federales como las estatales, creo que eso mide el modo del tamaño el esfuerzo que ha hecho el Presidente Calderón en beneficio de la educación superior.

Debo decir, por otro lado, que se han creado nuevas instituciones tecnológicas, politécnicas, universitarias en todo caso en este sexenio, son 74 nuevas instituciones.

Esto es algo muy importante porque si un problema enfrenta el sistema de educación superior en México es la cobertura.

Tenemos en el arranque del sexenio una cobertura del 24.3 por ciento de la demanda potencial. Y el Presidente decidió en el arranque de su sexenio tomar la recomendación de la ANUIES, de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior, de colocarse como meta de cobertura en este sexenio 30 por ciento. Hoy en día se ha aumentado la cobertura y tenemos 27.6 por ciento de cobertura; es decir, arrancamos con 24.3, estamos en 27.6; tenemos como meta el 30 por ciento.

Se han creado, insisto, 74 nuevas instituciones y en 33 casos se han ampliado las instalaciones de instituciones existentes. De manera que ha sido posible ir aumentando la cobertura.

Debo decirles, por otro lado, que en este sexenio se arrancan ya en los próximos meses una nueva oferta de universidad abierta y a distancia, administrada totalmente por la Secretaría de Educación Pública.

Y debo decir, sin embargo senadoras y senadores, que destaca en este proceso de reforma muy constructivo, muy exigente a la educación superior un actor central para el diálogo con la SEP que es la ANUIES, la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior.

Ha sido muy intensa la cooperación, la cooperación muy intenso el diálogo y debo reconocer en Rafael López Castañares y en el conjunto de los rectores que agrupan esta asociación una sistemática política de diálogo y de cooperación con la Secretaría que he permitido realizar modificaciones muy importantes al sistema.

Debo, antes de pasar a media superior, a hacer un apunte, creo que es obligado entre ustedes, que tiene que ver con el año que se informa que es 2009.

Eventualmente podremos, senadoras y senadores, entrar a detalle sobre todo esto, pero sí debo decirles que el Presupuesto de la Secretaría de Educación Pública en el 2009 recibió un recorte, entre recorte y medidas de austeridad una reducción de 14 mil millones de pesos, 14 mil millones de pesos es la reducción a la Secretaría de Educación Pública en el año 2009. Insisto, derivado de políticas de austeridad y del recorte presupuestal anunciado por la Secretaría de Hacienda.

Esto supone una reducción del 7.3 por ciento del presupuesto total de la Secretaría en el 2009. Sin embargo, a las universidades públicas, a ellas solamente se les asignó un recorte del 1 por ciento. Y quiero ser muy enfático aquí, porque si el 40 por ciento del presupuesto de la Secretaría está dedicado a las instituciones de educación superior, tanto las nacionales como las estatales, 40 por ciento y la reducción a todo el presupuesto fue de 7.3; y al 40 por ciento solamente le aplicas el 1 por ciento, eso significa que en buena medida el peso del ajuste se tiene que redistribuir en el conjunto del sistema. Esto fue una orden del señor Presidente de la República.

Seamos especialmente cuidadosos en no frenar este impresionante movimiento en la dirección correcta del sistema de educación superior.

Quiero enfatizar con esto que para la Presidencia del Presidente Calderón Hinojosa, para este gobierno, es de extraordinaria importancia el sistema de educación superior para el presente y para el futuro de México.

Si les parece paso a explorar brevemente con ustedes lo que se está haciendo en materia de educación media superior.

El Presidente Calderón en este ámbito ha impulsado una reforma de gran calado, senadoras, senadores. Y aquí no es la ANUIES, debo decirlo, el interlocutor clave, pese a que juega un papel central protagonista, yo diría fundamental en la reforma de la educación media superior como coadyuvante. Pongo un ejemplo, el 40 por ciento de los maestros de educación media superior no se han recibido de su licenciatura y hemos acordado con la ANUIES, con la Asociación Nacional de Universidades, un programa especial que apoye, que alimente, que facilite extraordinariamente la posibilidad de que en los próximos meses los profesores de educación media superior que no tienen todavía un título profesional lo obtengan precisamente gracias a un acuerdo entre la ANUIES y la SEP.

Lo que quiero subrayar es que de cualquier manera el actor fundamental del diálogo de la SEP en media superior ha sido sin duda el Consejo Nacional de Autoridades Educativas, el llamado CONAEDO.

Senadores, permítanme subrayar un rasgo…...el llamado CONAEDU.

Senadores, permítanme subrayar un rasgo particular de nuestro federalismo educativo muy singular, y es la existencia de un reunión de 32 instancias educativas locales y la federal. Permítanme la expresión, senadores, el CONAEDU es una especie de Senado de la política educativa de México derivado de una reforma de 1992, 1993 a la Ley General de Educación; es un órgano que establece la ley y que tiene atribuciones muy puntuales.

Reformar, como se ha hecho, yo diría radical, el sistema de educación media superior ha necesitado de la coadyuvancia, del apoyo, de la crítica, de la propuesta sistemática de muchas reuniones durante dos años de las autoridades educativas, de mis colegas, los secretarios de educación del país en su conjunto.

Debo decirles que este gobierno introduce la prueba Enlace, que se había concentrado en educación básica a educación media superior, el año pasado, en 2008. Y en buena medida lo hace para tener un marco de evaluación que se publique, que genere un contexto de exigencia y que permita diagnosticar exactamente la situación de la educación media superior en México.

Eso se hizo y centró el análisis, debo decirlo con toda franqueza, de una dispersión extraordinaria de programas, de una fragmentación extraordinaria del marco institucional: CITE, CECYTES, CONALEP, Colegios de Bachilleres, en fin, yo diría un archipiélago de arreglos institucionales que aislaron a los actores educativos y produjeron una ausencia sistemática y una política nacional en relación con el bachillerato.

¿Qué se ha impulsado desde la Secretaría de Educación Pública? Puedo entrar a detalles más adelante, voy hacer un marco muy general, un sistema nacional de bachillerato. La fijación de competencias comunes en los programas de bachillerato para tener claro cuáles son los conocimientos que todos los alumnos del bachillerato en México no importan en qué tipo de programa estén, adquieran durante, especialmente los primeros años.

Se crean instancias de evaluación, cosa que necesitábamos urgentemente y que, sin duda, en esto había sido punta de lanza el Sistema de Educación Superior, que crea instancias, insisto, de evaluación y de contexto de exigencia entre pares, que finalmente ya se establecen en el Sistema de Educación Media Superior.

Por otro lado, y creo muy importante, senadoras, senadores, el profesorado entra a una etapa de profesionalización. No sólo les puse un ejemplo hace rato del papel que va a jugar la ANUIES en el impulso de la posibilidad de que los maestros que no se han titulado lo hagan, sino también en un programa de formación permanente para ir adecuado el perfil del docente, el perfil del alumno, y muy importante, el perfil del director de las escuelas a las necesidades que hoy el sistema plantea.

Debo decirles también que ha habido un aumento muy importante en el número de becas en el Sistema de Educación Media Superior. Tenemos una deserción importante y preocupante, debo decírselos, en media superior, y hemos encontrado, sin embargo, que la probabilidad de que un alumno deserte recibiendo una beca se colapsa como el 80%.

Es decir, las becas tienen un impacto fundamental en la posibilidad de que los alumnos de media superior continúen sus estudios, por eso es que el Presidente Calderón le ha dado un especial énfasis a la política de becas.

También ha habido aquí un aumento muy importante en la cobertura. Debo serles franco, senadora, senadores, tenemos también aquí un problema de cobertura, este sexenio arranca con una cobertura en media superior del 59.7% de la demanda potencial.

Hoy hemos avanzado, después de la creación de cientos de planteles de bachillerato durante este gobierno, tenemos hoy una cobertura del 63%, y la meta que se puso este gobierno para el 2012 es del 68%. Creo que vamos en la ruta correcta para aumentar sistemáticamente la cobertura y por lo tanto las posibilidades de que más y más mexicanos puedan hacer estudios de media superior.

Debo decirles que estamos en etapas diversas de implementación en el conjunto de la reforma integral al Sistema de Educación Media Superior, y me encantaría tener oportunidad, senadora, de intercambiar puntos de vista con ustedes en la medida en que vaya avanzando la implementación, discutir con ustedes sus avances, los dilemas que vayamos enfrentando para ir teniendo también la posibilidad de recibir sus puntos de vista.

Termino esta reflexión con la otra reforma de gran calado, de gran profundidad, que es la de educación básica. Aquí debo decirles, no tenemos un dilema de cobertura; hombre, primero de preescolar tiene un problema de cobertura, es cierto, hay una reforma a un transitorio del artículo 3 Constitucional que habla de la obligatoriedad del preescolar precisamente creo en el correcto sentido para que podamos hacer una modificación gradual.

En preescolar tenemos, en primero de preescolar, una cobertura como del 45%, mientras que segundo y tercero de preescolar la cobertura es prácticamente total. Educación básica, de hecho, en su conjunto, pues, hice este pequeño apunto sobre el primero de preescolar, tiene una amplísima cobertura cercana al cien por ciento.

Creo que un esfuerzo del Estado mexicano durante muchos años logró tener esta cobertura y hay que ponderar y preciar esta virtud del sistema educativo mexicano que es capaz de ofrecer la educación prácticamente al cien por ciento de los niños en educación básica. El dilema no está en la cobertura, como sí lo está en educación media superior y superior, el dilema central está en la calidad educativa del sistema.

Y por eso es que el Presidente decidió en el arranque de su gobierno apoyar, impulsar un acuerdo para la calidad educativa con el actor clave de esta arena, que es el Sindicato Nacional de Trabajadores de Educación. Lo mismo la ANUIES lo ha sido sin duda como interlocutora absolutamente clave, a mi juicio, en educación superior, y la CONAEDU ha sido el protagonista fundamental en la reforma a educación media superior.

Creo, senadoras, senadores, que el actor central con el que hay que entrar en un diálogo profundo y exigente es el Sindicato para educación básica. Hay cinco ejes de la alianza por la calidad de educación que percibo, debo ser franco, que la opinión pública no ha ponderado con suficiencia el conjunto de elementos que integran esta muy ambiciosa agenda de la Alianza por la Calidad de la Educación.

Involucra compromisos con el impulso a las metas del programa sectorial de educación, en esencia la alianza se compromete a impulsar las metas y también asume compromisos adicionales. En infraestructura y equipamiento de escuelas, un trabajo de enorme complejidad: tecnológica, logística y presupuestal, porque no hay que olvidar que estamos en el treceavo país más grande del mundo, que el sistema educativo tiene mexicano tiene 33 millones de estudiantes, que 25 están en educación básica, y que cualquier intento de equipamiento tecnológico de las escuelas en México en educación básica supone inversiones multimillonarias para la nación y dilemas también logísticos y tecnológicos en la medida en que tenemos todavía dilemas de conectividad en el país.

Tenemos, pues, compromisos en la alianza que tienen que ver con escuela segura en esta coyuntura difícil de la sociedad mexicana, de escuela siempre abierta, de escuela de tiempo completo, de profesionalización de los maestros. Déjenme hacer un breve apunte aquí, hay dos grandes ejes en la arena, digamos, de la profesionalización de los maestros:

En primer lugar, la necesidad de que las plazas vacantes se concursen, y esto es uno de los aspectos más importantes de la alianza y creo yo más exitosos hasta el momento. Y por otro lado, al tiempo que se concursan las plazas, es imprescindible un sistema nacional de formación continua de los maestros en servicio, de manera que logremos establecer un contexto de exigencia para los maestros en servicio y que se vayan profesionalizando y perfeccionando su acción educativa, esto es urgente para el sistema educativo mexicano.

Y por otro lado, ciertamente, un concurso que haga que sean los méritos de las personas lo que posibilita la incorporación de los maestros al Magisterio Nacional. Estamos hablando, por otro lado, en la Alianza por la Calidad de Educación de un profundo cambio curricular; es decir, de una reforma integral a la educación básica que subraye las habilidades, las destrezas, las competencias de nuestros alumnos, de nuestras niñas y de nuestros niños.

Tenemos un cambio a la política de estímulos, un cambio a la política de evaluación de los maestros; tenemos un cambio en la creación del Sistema Nacional de Información de las Escuelas, en fin, sin duda podremos detallar esto más adelante, senadora, senadores. Lo que quiero enfatizar es que la Alianza por la Calidad de Educación es un compromiso abierto, transparente, que está por escrito, que está publicitado y que requiere de una implementación pronta y exigente en el diálogo, pues, entre la Secretaría de Educación Pública y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación.

Hubo pues entre la Secretaría de Educación Pública y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación. Diversas etapas se encuentran hoy en implementación y en avance y también quisiera tener oportunidad, senadoras, senadores de ir recibiendo sus puntos de vista, sus críticas, sus comentarios, en la medida en que vayamos avanzando en la implementación de este complejo acuerdo.

¿Qué quiero decirles en una palabra senadora, senadores? Que la reforma del sistema educativo dada la complejidad y las cantidad de vertientes y de vasos comunicantes que existen entre el sistema educativo y la sociedad mexicana en su conjunto, creo que cualquier reforma del sistema educativo o de los tres subsistemas que he comentado, exigen diálogo muy intenso y consensos con una gran variedad y una pléyade de actores sociales, políticos.

No he mencionado a los padres de familia que son extraordinariamente importantes en cualquier modificación de las que hemos impulsado. Necesitamos, pues, insisto un diálogo permanente, exigente, un diálogo que debe arrojar resultados públicamente defendibles y esa es la tarea a la que nos estamos abocando en la Secretaría de Educación Pública. Debo poner, si me permiten un ejemplo y con esto vuelvo a la Influenza y hago una reflexión final si me permite la Senadora. Cerrar el sistema educativo, hace algunos meses, lo recordarán senadoras y senadores. Cerrar el sistema educativo y volverlo a abrir en un espacio de dos semanas, o tres semanas, dependiendo de la entidad federativa, fue una tarea complejísima, el Sistema Educativo Mexicano, pudo enfrentar un reto de esa magnitud porque cooperó el Consejo Nacional de Autoridades Educativas, es decir, mis colegas Secretarios de Educación Pública, porque cooperó el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, porque cooperaron todas las universidades públicas, las federales y las estatales, porque hubo un intenso diálogo y porque las redes de comunicación que la SEP ha trazado sistemáticamente durante muchos años con estos actores, finalmente lograron activarse para ponerse objetivos y metas muy puntuales y socialmente útiles.

Yo creo, senadoras, senadores, que aquí hay un capital político, institucional de la nación que debemos cuidar y al que debemos exigir.

Quiero decirles por otro lado que si algo caracteriza a la política educativa del Presidente Calderón, senadoras, senadores, y creo que lo que acabo de comentar es prueba de ello, es que enfrenta los problemas estructurales abiertamente, a través de evaluaciones que se hacen públicas, este es un cambio muy importante en los últimos años del sistema educativo, nunca como en el pasado se han estado levantando sistemáticamente evaluaciones, y todas han sido públicas, todas han sido públicas, esto nos ha creado un contexto de exigencia y sí un ambiente crítico respecto del sistema, esto es precisamente lo que buscaba el Presidente Calderón, generar un acicate, un contexto de exigencia que nos obligue a movernos en la dirección correcta, someter el sistema educativo a escrutinio social y a exigencia es la divisa, creo central, de la política educativa del Presidente Calderón. Debo decirles que hay muchos temas por abordar, muchos retos del sistema educativo, debo mencionar el reto extraordinario de la participación social en las escuelas, de la participación y el involucramiento cabal de los padres de familia, aquí tenemos un problema estructural que hay que enfrentar, tenemos un problema que tiene que derivar en un fomento, en un política de fomento a la lectura, es una práctica educativa que el sistema no ha logrado encender cabalmente.

Tenemos un gran problema, debo decírselos, de integración de los niños y de las niñas con discapacidades; México se está quedando a la zaga de otros países que están haciendo esfuerzos extraordinarios mucho más inclusivos, mucho más incluyentes de quienes eventualmente con alguna discapacidad pueden incorporarse al sistema normal.

Tenemos un problema de financiamiento de los sistemas educativos estatales, yo les hice un apunte respecto de cómo está evolucionando ciertamente el sector SEP, como tal, pero hay que reconocerlo, tenemos dilemas muy complejos, presiones, déficit de la arena educativa en muchos gobiernos de los estados y quizá sea necesario hacer una revisión de la fórmula que distribuye los recursos.

Debo finalmente subrayar que si alguien ha dado ejemplo de diálogo y de búsqueda de consensos en el sector educativo son, señoras senadoras, señores senadores, ustedes. Yo estoy muy al pendiente de lo que va a suceder con el dictamen que ustedes aprobaron en abril, pues yo diría, le voy a llamar, como algunos le llaman, el megadictamen. Fue impresionante el trabajo que hicieron ustedes, senadora, senadores, de articular 25 iniciativas diversas, sumarlas a una misma agenda, aprobarlo por unanimidad y pasarlo a la Cámara de Diputados. Debo decirles que como Titular de la Secretaría de Educción Pública voy a estar especialmente al pendiente de este producto legislativo tan importante que ustedes han logrado aprobar, insisto, con diálogo, con consenso, y con un trabajo de filigrana muy cuidadoso.

En fin, someto a su consideración este marco general, senadora, senadores, de la política pública en materia educativa para ahora escuchar sus inquietudes y sus preguntas.

Gracias por su atención.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Gracias, señor Secretario, pues muy completo este panorama que seguramente suscitará inquietudes.

Antes de pasar a darle la palabra, en el orden en que está establecido y que todos conocemos, quisiera darle la bienvenida a compañeros nuestros que durante su intervención se han ido integrando y que nos da mucho gusto recibir. Le doy la bienvenida, ya había mencionado, al Senador José Luis Lobato Campos, de Convergencia; al Senador Alfredo Rodríguez y Pacheco, de Yucatán; a nuestro Vicepresidente de la Mesa Directiva, el Senador Ricardo García Cervantes, con quien comparto el privilegio de que somos torreonenses, calidad de exportación; le doy la bienvenida al Senador Fermín Ordóñez, del Partido Nueva Alianza, con lo cual los senadores del Partido Nueva Alianza están completos, el cien por ciento de su grupo están aquí.

Y se nos integró también el Senador Guillermo Tamborrel, de Querétaro, del PAN; la Senadora Blanca Judith Díaz Delgado, de Nuevo León, y no me falta ninguno, creo que ya, la Senadora María Serrano ya la había mencionado al inicio, de Sinaloa.

Entonces, según el formato que habíamos establecido, le voy a dar la palabra, hasta por tres minutos, saben que aquí no vamos a ser así muy militares, vamos hacer un esfuerzo todos por tratar de concentrar nuestras preguntas; pero por supuesto el señor Secretario habló más de los diez minutos, pero creo que ninguno hubiera estado de acuerdo en que interrumpiéramos su brillante participación que valía la pena en ese tema, y vamos a procurar hacer un esfuerzo nosotros de sujetarnos a los tres minutos y sin abusar.

Sin embargo, yo creo que aquí de lo que se trata es de aprovechar esta oportunidad brillante que tenemos de conversar por primera vez en la Legislatura pasada y en ésta con un Secretario de Educación, y tiene la palabra la Senadora del PAN, por Nuevo León, Blanca Judith Díaz Delgado.

Voy a dar la palabra de tres en tres, si les parece, para que no se pierda la memoria de las preguntas y que pueda contestar el Secretario. El orden está establecido, pero lo que voy agregar ahora es que van hablar tres senadores, contesta el Secretario.

Entonces les parece bien este mecanismo para que no se diluya la posibilidad de las respuestas o por ronda completa, al término de hablar, entonces lo mantenemos como estaba. Entonces van a ser dos, cuatro, siete senadores y después escucharemos la respuesta del señor Secretario.

Senadora Blanca Judith Díaz Delgado, por ronda completa. Gracias.

-LA C. SENADORA BLANCA JUDITH DIAZ DELGADO: Gracias. Muy buenos días, señor Secretario, bienvenido al Senado de la República y a todo el equipo de trabajo de usted que lo acompaña; señores subsecretarios bienvenidos.

Yo tengo varias cosas que quisiera plantearle: la primera pues es pedirle que ya que usted tocó el tema del “FAED” pues pedirle que nos ahondara en ese tema. Pedirle que nos platique a ver qué opinión le merece usted, precisamente de lo que estoy hablando, la revisión, no, de la formula de distribución, a qué obedecería y pues que nos ahondara en ese tema de acuerdo a la Ley de Coordinación Fiscal, es un tema que creo que a todos nos interesa.

El otro tema que yo quisiera plantearle, que ha sido el interés durante algún tiempo es el “CIES”, es el organismo que revisa o que, de educación superior que va y revisa precisamente los programas que tienen las universidades. Usted nos hablaba de todo lo que se ha hecho de acuerdo a las universidades, y nos hablaba precisamente de todos los programas reconocidos por su buena calidad, nos hablaba de 2 mil 800 programas; pero a mí me gustaría saber qué pasa exactamente con el “CIES”, porque hasta donde yo me quedé, hace un tiempo, verdad, lo que pasaba es que desde mi punto de vista le faltaba autonomía.

Estoy hablando desde mi punto de vista, por supuesto yo pensaba, yo siempre he dicho que son los propios profesores que van y evalúan, y yo estoy de acuerdo con la coevaluación, estoy de acuerdo que es bueno que otros profesores de la misma cátedra vayan y acudan a otras universidades y revisen los programas.

El asunto es que cuando llegan a la Universidad es la propia Universidad la que….a otras universidades y revisan los programas, el asunto es que cuando llegan a la universidad, es la propia universidad la que cubre los gastos del que revisa.

Entonces a mí me parece que tú vas a revisar la universidad y la universidad cubre tus gastos, y yo no dudo de la profesionalidad de los propios profesores que van y cubren eso, pero a mí me parece que debería existir más autonomía y me parece que sí debería de tener más recursos, sé que esos recursos bajan a través de ANUIES, y entiendo un poco el proceso, pero a mí me gustaría o yo pienso que sí debería de tener recursos, recursos para evaluar de manera que podamos hacer cada vez más transparente esa parte de la evaluación.

Y el otro tema que le quiero tocar es CONAFE. Yo he visto que de un tiempo para acá a los chicos de CONAFE, y quiero hablar específicamente de educación comunitaria, les retribuimos poco de lo que hacen, a veces el único actor externo que se encuentra en la comunidad más lejana de nuestro país, y yo quiero jugar por ellos, a nosotros no nos toca la parte presupuestal, sin embargo luego las recomendaciones de los senadores a la hora de que se elabora el presupuesto son tomadas en cuenta, pesan.

Entonces yo quiero hablar de CONAFE, conozco a muchos, conozco esa parte de la educación comunitaria, a mí me parece que a estos chicos deberíamos de retribuirles lo que hacen y de retribuirles un poquito más, o sea, que no se queden ,porque luego pasan tres años y no les damos un poquito más de retribución, y yo insisto, la vida ha estado subiendo, los muchachos están allá, y verdaderamente hacen una labor, una labor magnífica, yo he estado en sus escuelas comunitarias y hacen verdaderamente milagros estos muchachos, pero además luego ellos mismos pueden salir adelante con la beca que el Gobierno Federal les otorga para que ellos puedan seguir estudiando, diciéndolo con un dicho popular: se matan dos pájaros de un tiro, ellos van y atienden las comunidades pequeñas, y acortan ahí en un programa de equidad, que ya tiene más de 30 años y me parece que ha aportado bastante a esta sociedad, y luego al final ellos reciben su beca.

Entonces yo creo que habría que retribuirles a estos jóvenes su trabajo y bueno, yo quiero abogar por ellos en este presupuesto, quiero abogar por ellos y me parece que es un tema de mucha sensibilidad que deberíamos atender, y por otro lado, con el permiso aquí de la Presidenta y de los señores Secretarios de la Mesa Directiva de esta Comisión, pues pedirle que en alguna ocasión nos tuviera la amabilidad de platicar y de que pudiéramos platicar con el titular precisamente de CONAFE, en nuestra Comisión y tocar y abordar este tema de manera directa, que nos expliquen cómo vamos, qué está haciendo, si todavía el programa es necesario que se presente, o sea, me explico porque es un programa de equidad que tiene características de temporal, es una opción para cubrir preescolar no, sí, qué. Me gustaría tener un poco más de conocimiento y por eso es que me atrevo de una vez, aprovechando el veinte, a pedirle a la señora Presidenta que en alguna ocasión pudiera estar con nosotros el titular de CONAFE y platicar de estos temas con nosotros de manera más profunda.

Muchísimas gracias y de nueva cuenta, bienvenido.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Muchas gracias, vamos ahora, antes de darle la palabra al senador que sigue en el turno, a darle la bienvenida a la Senadora Beatriz Zavala, que es también Senadora por Yucatán y que es Subcoordinadora de Política Social en el Grupo Parlamentario del PAN.

El Senador Ramio Hernández, del Partido Revolucionario Institucional.

-EL C. SENADOR RAMIRO HERNANDEZ GARCIA: Muchas gracias, Presidenta.

Bienvenidos, señor Secretario, le agradecemos mucho su presencia.

Quiero empezar mi comentario expresando la preocupación que seguramente compartimos muchos mexicanos por la situación por la que atraviesa el sistema educativo nacional.

Las evaluaciones que se han venido realizando a través del Instituto Nacional para la evaluación educativa, nos arrojan resultados que evidentemente general esta preocupación, por un lado no solamente son los indicadores, sino también lo que en realidad proyectan los resultados en la práctica de sistema educativo.

Una declaración del responsable de la prueba PISA, de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, en su visita a México en el 2008 advirtió que el nivel educativo es tan deficiente que los jóvenes mexicanos confunden creencias populares con evidencias científicas, por lo que se ubicaron en la última posición de evaluación de PISA, lo que impacta seriamente el desarrollo económico del país. Esto lo digo, porque al revisar los resultados del informe de gobierno que el Ejecutivo Federal ha sometido a consideración de esta soberanía, pareciera que todo marcha sobre ruedas y que el aumento del gasto por sí solo constituye la evidencia de que la educación en su conjunto mejora por ese solo hecho.

No comparto la visión de que a mayor gasto sea mayor avance en la política pública, en la página 451 del informe aparece un recuadro en el que se compara el monto de recursos públicos ejercidos en el gasto educativo del año 2003 con el del 2009 y pasa de 386 mil 715 millones de pesos a 620-954; ya en el 2003 el gasto público en instituciones educativas fue del 5.6 por ciento del Producto Interno Bruto, mientras que el promedio de los países de la OCDE era de 5.2 el 90 por ciento de lo que gastamos aquí en México es gasto corriente, no estamos invirtiendo en la formación de los mexicanos, en la evaluación sobre el sistema educativo a los 30 países de la OCDE en 1909 México ocupa el último lugar en gasto por alumno, hay una cifra que establece un promedio de 37 mil pesos al año por alumno, el promedio de otros países es de 117 mil pesos, además la evaluación revela que ocupamos el último lugar en graduados de secundaria, sólo el 41 por ciento, según estos datos.

Somos el segundo nivel más bajo en egresados de preparatoria, las cifras nos dicen que sólo el 39 por ciento entre 25 y 34 años la terminaron, si le añadimos que más de 30 millones de mexicanos no concluyeron o no comenzaron la primaria, esto pues nos proyecta el tamaño de la complicación educativa.

Y algo que es sumamente preocupante, lo que sucede con los que egresan, con los profesionistas, a veces pareciera que por un lado avanzan los programas educativos y por otro la demanda en el mercado de profesionistas y lo único que estamos generando es profesionistas con un nivel de frustración muy alto, no solamente de ellos, sino también de sus familias, porque las expectativas de empleo en el ejercicio de su profesión se reducen de manera dramática.

No resulta pues extraño que en el 2007 se haya obtenido el último lugar en ciencias, matemáticas y lecturas, yo creo que estos son indicadores que nos hablan de la gravedad del problema, tenemos otro dato que también nos llama la atención, el 46.3 por ciento de los maestros reportan reprobado el último examen nacional.

En síntesis el sistema educativo mexicano tiene deficiencias que habrá que buscar cómo resolver. Yo entiendo que el esfuerzo que usted nos ha expresado, está orientado a buscar el cómo, hay preocupaciones que desde luego nosotros quisiéramos expresarle, empezando por decirle que efectivamente en esta comisión ha habido la capacidad para construir. . .

…nosotros quisiéramos expresarle, empezando por decirle que, efectivamente, en esta comisión ha habido la capacidad para construir los consensos y poder avanzar en resolver planteamientos que diversas fuerzas políticas han planteado como vías de solución de los problemas.

Pero también estamos abiertos a encontrar mecanismos de participación que nos permitan hacerle frente a esa demanda de reforma educativa que tanto nos está insistiendo la sociedad.

Hay dos temas, que en este momento nos preocupan, nos inquietan a todos mexicanos: uno es la crisis económica, y el otro es el de la inseguridad. Los dos temas están estrechamente ligados con la educación.

Y si no abordamos, de manera integral, de manera profunda esta reforma, poco podremos hacer para resolver de fondo estos dos problemas que tanto lastiman a la ciudadanía.

Yo quisiera expresarle algunas inquietudes. Usted habló de la importancia que tienen las becas para un sistema educativo que pueda desenvolverse satisfactoriamente.

Expresaba que las decepciones se habían reducido en un 80 por ciento, cuando se aplicaban, cuando se establecía un mecanismo de becas.

Sin embargo, nosotros observamos una gran dispersión en cuanto al programa de becas. Hay más de 25 programas de asignación de becas, y pareciera que estuviera en medio de una gran anarquía.

¿Qué avance tiene la Secretaría?

¿Qué está proponiéndose en materia de poder establecer un sistema nacional de becas, que ordene, que integre, que unifique objetivos, y que pueda --sobre todo-- unificar recursos y esfuerzos de niveles de gobierno, de sistemas educativos que permitan que los recursos que se canalizan puedan tener un mejor resultado?

La otra cuestión que nos interesa es ¿Qué está haciendo la Secretaría en materia de fortalecer la orientación vocacional, de orientar la decisión de los alumnos en el momento de decidir, de optar por una profesión?

Y desde luego, ligado con lo mismo es. ¿Bajo qué mecanismos de coordinación actúa la Secretaría para integrar los programas de las instituciones privadas de educación?

En ocasión nos da la impresión que hay una gran anarquía. Que la Secretaría no tiene, ni siquiera, conocimiento de cuáles son las escuelas privadas que están impartiendo la educación en nuestro país. Y lo más delicado es que, cada vez avanza más la educación privada en detrimento de la educación pública. Y si no hay una política rectora de parte de la institución responsable de la educción en nuestro país, la anarquía, y desde luego, la pérdida de calidad de la educación, cada día va a ser mayor. Es otro de los temas, que en lo particular me interesa conocer su punto de vista.

Y, bueno, para terminar, mi pregunta sería. ¿Usted ha expresado que cree que estamos en el camino correcto para la reforma educativa?

Los indicadores que observamos nos hacen pensar que estamos en una crisis del sistema educativo mexicano.

Los resultados inmediatos nos muestran eso, y no sé para cuándo tengan ustedes estimado que podamos ver un resultado más favorable con relación a una demanda tan significativa como es mejorar el sistema educativo en nuestro país.

Serían mis comentarios, señor Secretario.

-LA C. PRESIDENTA SENADORA ORTUÑO GURZA: Muchísimas gracias, compañero Senador Ramiro Hernández.

-Ahora tiene la palabra el Senador Alejandro González Yáñez, del Partido del Trabajo.

-EL C. SENADOR ALEJANDRO GONZALEZ YAÑEZ: Con la venia de la Presidencia.

Señoras Senadoras;

Señores Senadores;

Maestro Alonso Lujambio Irazábal,

Secretario de Educación Pública;

Señor Subsecretario de Educación Básica,

Profesor Fernando González;

Señor Oficial Mayor,

Guillermo Bernal, a todo el equipo educativo sin excepción, sean ustedes bienvenidos a esta comparecencia, la cual, sin duda, contribuirá al diálogo entre los Poderes de la Unión con el propósito de mejorar el sistema educativo nacional:

El mundo está cambiando radicalmente. México ha hecho reformas educativas a partir de este siglo…(falla de audio)… las reformas educativas se encuentran mayormente centradas en el aprendizaje de los niños.

El ritmo, sin embargo, me parece demasiado lento, comparado con el ritmo del mundo.

Mientras las neurociencias demuestran cada día la urgencia de una educación infantil temprana, pues existen diferencias muy fuertes entre los primeros años de la infancia y los años previos a la adolescencia, en México parecería que seguimos aferrados a un esquema muy tradicional.

El punto fino es el siguiente: Si bien es cierto que hay que invertir en todo el proceso educativo, en México no hemos puesto suficiente atención en la educación temprana, hablo principalmente de las fases preconcepcional, prenatal, inicial y preescolar. Esta etapa es fundamental y decisiva en la formación de cerebro, y más ampliamente del encéfalo, es decir, del sistema nervioso central.

Por eso me parece que la idea de articular preescolar con los primeros años de la primaria, y los últimos de la primaria con la secundaria, es un acierto que debe de profundizarse.

Además de articular los 6 primeros años de educación, cuya cobertura es escasa, me refiero a la educación preescolar o educación temprana, para que realmente exista una articulación curricular completa.

Esto casi no se discute en los medios de comunicación, pero yo creo que vale la pena profundizar en ese esfuerzo, pues el país lleva años buscándolo.

La orientación hacia el desarrollo de capacidades, habilidades y competencias, tiene que ver con la nueva magnitud del desarrollo científico, y con las nuevas cualidades que se le exigen a los seres humanos en esta época.

Pero más allá, señor Secretario. A mi partido le gustaría saber ¿Cómo han evaluado los libros de texto?

¿Qué garantía existe de que verdaderamente desarrollen cualidades para la vida y el trabajo?

Me permito un cuestionamiento adicional, y solicitaría de antemano, Presidenta, mi derecho de réplica ante las respuestas del señor Secretario, y se refiere al tema de la alimentación infantil, particularmente la neuronutrición.

El enfoque, hasta ahora discutido en educación es, sobre todo, relacionado a considerar que el niño es un sujeto neurobiológicamente ya dado, capaz de aprender.

Nosotros lo que sugerimos es pasar deliberadamente a la construcción neurobiológica del niño, particularmente atendiendo el tema de su neuronutrición, asunto fundamental.

Nuestra pregunta es. ¿Cómo considera la Secretaría de Educación, bajo su dirección, esfuerzos adicionales para lograr una cobertura adecuada de alimentación infantil…

… esfuerzos adicionales, para lograr una cobertura adecuada de alimentación infantil en los años decisivos de los que estamos hablando?

Por su atención, muchas gracias.

-LA C. PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Con mucho gusto. Si les parece, el derecho de réplica lo quieren ejercer, pero esto lo ejercerán, con toda libertad los senadores que consideren que el secretario no haya contestado sus preguntas. Entonces, esperaremos a ese momento, por supuesto.

Ahora tiene la palabra el senador de Convergencia, el senador José Luis Lobato, ex secretario de Educación de Veracruz.

-EL C. SENADOR JOSE LUIS LOBATO CAMPOS: Gracias, senadora presidente.

Señor secretario Alonso Lujambio, ya ha sido usted declarado, bienvenido a esta casa del pueblo de las entidades federativas y de la nación mexicana, en unión de sus distinguidos subsecretarios y oficial mayor.

Nosotros le reiteramos esa bienvenida.

Y quiero empezar por señalarle que para Convergencia, la presencia de Alonso Lujambio en la Secretaría de Educación Pública es una garantía, de que habrá trabajo, definición y productos muy sensibles. Porque le conocemos, y desde siempre hemos confiado en su talento, en su capacidad y en su trabajo para resolver los problemas que la vida le ha presentado.

Esa confianza que le tenemos, señor secretario, estamos seguros que no se verá defraudada.

Quiero hacerle algunas reflexiones, de tipo general, en primera, la educación que a nosotros nos preocupa profundamente y que creo que usted va estar involucrado en ello, es la educación indígena.

Nos preocupa por una razón muy simple, señor secretario, creemos que ha estado abandonada; creemos que la educación indígena en nuestro país, no ha sido atendida de manera eficiente, de manera correcta.

Estamos convencidos de que no podemos seguir prohijando mexicanos de tercera en este país. La nación es un pueblo sentado en un territorio, sujeto a un poder de dominación y de mando; la nacionalidad es parte integral a esa nación, aunque no sean conceptos jurídicos, ambos en derecho internacional; pero, necesitamos integrar a todas nuestras clases indígenas, a una nacionalidad mexicana; a que sean mexicanos de primera y que tenga la misma opción de oportunidades de los demás.

No es posible, señor secretario, que continuemos con ese viejo prurito de vamos a tratar de darles enseñanza en su lengua original, que ya lamentablemente, el náhuatl, por ejemplo, no es lo mismo el náhuatl que se habla en el norte, al que se habla en el centro, que se habla en el sur o lo que sea, el mismo dialecto náhuatl.

No es posible que pretendamos que en aras de seguir conservando a nuestros indígenas con su forma original de ser, tratemos de darles clases en su dialecto natal, y les hagamos luego una prueba de Enlace en español.

Pues sabemos de antemano que van a fracasar. Y cómo vamos después a prepararlos adecuadamente para incorporarlos a la nacionalidad y que puedan ellos ser mexicanos distinguidos. Si ni siquiera los preparamos para hablar correctamente el idioma español.

Todavía si hubiera la zona de sierra, hablar con nuestra gente, nos cuesta tanto trabajo, yo conozco algunas palabras, a lo mejor incoherencias en algunos dialectos náhuatl… varios de ellos, pero no podemos entendernos, no hay forma de entenderse con nuestras clases indígenas, porque no nos hemos preocupado por incorporarlos a las enseñanza del idioma español, y los mexicanos tenemos un solo idioma oficial, que es el idioma español.

Sin descuidar y que ellos puedan continuar con su dialecto, que bueno, van a hablar un dialecto y un idioma, pero necesitamos incorporarlos a que sean parte de la nación mexicana.

Nos interesa mucho, señor secretario, saber, qué es lo que intentamos hacer en el ramo educativo, para poder abarcar este concepto de la educación indígena.

Por otra parte, la educación normal, señor secretario, nos preocupa también, porque no estamos formando a los maestros de manera adecuada. Hemos hecho una serie de cambios en los programas educativos, no preparamos al maestro adecuadamente, no le enseñamos a enseñar, hemos retirado hasta las clases de técnica de la enseñanza en reiteradas ocasiones de los programas de estudio de educación normal.

No hay una programación detallada a nivel nacional, para evitar hacer un fraude de la educación normal. Porque hemos permitido que se abran un montón de escuelas privadas de educación normal. Y ellos creen tener la garantía de que van a poder tener una plaza, y están regresando al viejo esquema, que yo aprendí hace unos 50 años, que decían, ya aunque sea metete de profesor.

No, no, el magisterio es una cosa muy importante, a usted le toca bailar con la más fea, con la más bonita. ¿Por qué? Porque la educación es lo más importante para el desarrollo de este país. Este país no tiene futuro si no tiene educación, la educación es lo más importante para que podamos salir adelante, y creemos que la educación normal, debe ser revisada con lupa, señor secretario.

Tanto en sus programas de estudio para ver que el maestro lo podamos enseñar, tantos cambios en programas de estudio han provocado que el maestro tenga ya ahora la carga de la instrucción y de la educación. Porque divorciamos a la familia de la educación; divorciamos antes al padre y la madre, llegábamos a casa y a ver qué te encargo el maestro estudiar, y estudiaban con nosotros.

La primera ocasión que hicimos el cambio a la gramática estructural, llegaban los niños a la casa, a ver qué te enseñaron, que vas a estudiar ahora, no, pues voy a ver los morfemas y la mamá o el papá, caray con qué se comerá eso. Pues ponte a estudiar, verdad, ya no sabía que enseñarle, él no sabía nada de eso, pero lo más grave, el maestro tampoco lo sabía. Porque no lo habíamos programado, ni preparado para que diera clase de manera eficiente.

Y le hemos hecho cambios al maestro, nada más le decimos al maestro, ahí está tu nuevo programa de estudios y síguelo. Pero el maestro, no es una persona que pueda poseer el conocimiento universal, y que diga, ahora quieres que enseñe yo esto, ahora lo voy a enseñar así, y en esta forma, y ahora voy a enseñarles conjuntos-conjuntos, y ahora les voy a enseñar el cero.

Creo que hemos creado una serie de problemas graves con el magisterio. Y necesitamos darles cursos de preparación, de manera adecuados, que son siempre bien recibidos por los maestros. Porque no por el cien por ciento, señor secretario, pero yo creo que el 65 ó el 70 por ciento del magisterio, yo siempre lo he afirmado, es persona altamente responsable, un personal que realmente siente su vocación, siente su responsabilidad y su trabajo.

Y creo que debemos de apoyarles para todo.

Pero en lo que si quisiéramos conocer mucho, su punto de vista, es en algo que usted mencionaba, el bachillerato, la educación media superior, señor secretario. Porque todavía a estas alturas de nuestro existencia, todavía no sabemos para qué sirve el bachillerato.

Es increíble que en los últimos 15 años, hayamos hecho cinco cambios de programas diferentes, y señor secretario, yo creo que no es cambiando programas y contenidos como vamos a salir adelante.

Es simplemente buscando la estructuración real del maestro y el método que debemos de implementar para que puedan ser eficiente las enseñanzas de los maestros. Los contenidos, deben ser los mismos siempre. Yo no creo que la historia de México cambie mucho, claro, la cambian los tiempos y la cambian la dirección para buscar que luego justificar a los traidores y hacer héroes o crucificar a los héroes para hacerlos traidores.

Pero la historia de México ese una sola. La química, bueno, con los últimos avances que puede ir teniendo la ciencia, pero todas las bases primarias siguen siendo las mismas, la física, las matemáticas, pues dos por dos va ser cuatro toda la vida y no lo vamos a cambiar.

Entonces, yo no entiendo por qué esos cambios permanentes de programas y de contenidos. La enseñanza básica que deben tener los programas y los contenidos, debe ser uno solo. Y el cambio debe ser, en lo que respecta al magisterio, a los maestros.

Entonces, preguntarle a usted, señor secretario, que bueno que me diga que ahorita que están buscando ya la titulación de un gran número de maestros del sector medio superior, que están fuera de una titulación. Pero también necesitamos prepararlos un poco para que puedan ser maestros eficientes.

Porque lo que comentaba Ramiro hace un momento, de esas calificaciones que nos dan, a veces no son de tipo general, somos un país reprobado en matemáticas, bueno, eso no tiene remedio, las matemáticas siempre ha sido una materia muy compleja, no es fácil, no todos tenemos la mente concreta para poder realizar ciertas operaciones y para la gente es muy difíciles. A unos les cuesta mucho trabajo leer, escribir. Qué bueno que ahora ya volvemos a incorporar a los mexicanos a que podamos entendernos por escrito. Porque yo antes escribía letra cursiva, y a los alumnos se me quedaban viendo, en qué idioma nos estará escribiendo el licenciado.

No es posible que podamos hacer…. . . . y se nos quedaba viendo, en qué idioma nos estará escribiendo, licenciado, no es posible que podamos hacer que en una sola nación tengamos una diversidad tan amplia, de esto, no nada más por el cambio de programa, porque se nos ocurre cuando somos autoridad que vamos a limpiar el escritorio, ahora sí llegamos los buenos, y todo lo que hicieron los demás es malo, y vamos a cambiarlo, creo que en el sistema educativo es grave los cambios que se hagan, y hay que meditarlos siempre muy bien; qué bueno que yo veo el respaldo total del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación para un cambio educativo; hay otros sindicatos también a los que debe de cuidarse y vigilarse porque en el Estado de México, por ejemplo, el SNTE no es mayoritario, hay lugares en donde tenemos muchos sindicatos magisteriales a los que hay que atender también para buscar que realmente el maestro en general se compenetre de la problemática y le entre de lleno con su trabajo, lo cual es factible de revisar.

Entonces, señor Secretario quisiera yo saber qué es lo que podemos hacer, y por último, si me permite nada más abusando, tantito, Presidenta, señor Secretario, ¿con SEDESOL se puede resolver algún problema de estructura de nuestras escuelas?, todavía seguimos teniendo muchos lugares en el país donde están nuestros niños trabajando allá afuera, en condiciones infrahumanas.

El mejor programa que yo conocí de trabajo comunitario fue el de Solidaridad que se estableció a principios de los 90. Ese programa fue bastante, bastante positivo e involucró a los maestros, a los directivos y a los padre de familia, entonces creo que podemos volverlo a realizar para construir todas las aulas que nos hacen falta. Gracias, Secretario, gracias, Presidenta.

- LA C. SENADORA PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Muchas gracias, Senador José Luis Lobato, de Convergencia, de Veracruz. Ahora, le vamos a dar la palabra también a Veracruz, pero pegadito a Sinaloa, al Senador César Leal, es decir, de sus dos orígenes, muchísimas gracias.

-EL C. SENADOR AUGUSTO CESAR LEAL ANGULO: Señor Secretario Lujambio, y voy a dirigirme también con mucho respeto al maestro Fernando González, por la pregunta que yo voy a hacer, es una pregunta que responde o que va con una preocupación que los sinaloenses a través de los años convertimos en obsesión.

Los sinaloenses somos muy escépticos o simplemente no creemos en la eficacia de la persecución judicial o militar al narcotráfico. Porque entendemos desde niños -yo nací en Badiraguato-, pero no se pongan nerviosos, aprendemos desde niños que este fenómeno obedece a patrones sociales muy complejos, muy difícil de desmadejar, y cuando se ejerce exclusivamente con este vector de la fuerza, se produce un fenómeno que nosotros en Sinaloa llamamos “atocharse”, “atocharse” viene de un animalito, un roedor que se llama “toche” que se mimetiza cuando viene el perseguidor, el depredador, y lo observa uno allí entre los cactos, que se vuelve como piedra, y se confunde fácilmente con una piedra, se mimetiza, pero cuando se aleja el depredador, vuelve a la vida, y sigue ejerciendo su oficio de roedor.

Entonces, nosotros perdemos la fe, porque lo hemos visto, durante muchos años, desde niños, en que el método de la persecución judicial o militar sea eficaz a largo plazo, porque la experiencia nos ha enseñado que no reporta beneficios definit6ivos, precisamente por su carácter de desviación social con base cultural, y mi pregunta deriva muy concreta, la Secretaría de Educación, sobre todo en la parte de la educación primaria, ¿tiene algún programa que acompañe la intención del Gobierno Federal en este propósito?, es simplemente mi pregunta, gracias, señor secretario, gracias maestro.

- LA C. SENADORA PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Muchísimas gracias, Senador César Leal, del Partido de Acción Nacional, de Sinaloa.

Ahora, vamos a escuchar la intervención del Secretario de la Comisión de Educación, por Nayarit, y ex rector de la universidad, el Senador Francisco Javier Castellón, del Partido de la Revolución Democrática.

-EL C. SECRETARIO DE LA COMISION DE EDUCACION, SENADOR JAVIER CASTELLON: Gracias. Señor Secretario, sea usted bienvenido a este foro del Senado, consideramos muy importante la presencia, en cuanto se realice la glosa del Informe, porque en los últimos meses hemos tenido en la Comisión de Educación una discusión profunda, una discusión muy aleccionadora sobre la educación en México, pero también sobre el futuro de la educación en México; para nosotros es importante, y lo comentamos en aquel momento que era también fundamental la interlocución de los legisladores con las autoridades educativas, fundamentalmente con el Secretario de Educación Pública y con los funcionarios del (inaudible).

Porque los legisladores podemos estar pensando muchas cosas, dependiendo de la formación, de la experiencia, del interés, de la cuestión ideológica, sin embargo, creo que priva el sentimiento y la idea de que la educación como un eje fundamental de la vida de los mexicanos, debe ser regida por una política verdaderamente de estado, que haga coincidir prácticamente a todas las corriente ideológicas de un país, y que haga coincidir también a una determinada visión de futuro de lo que debe ser la nación mexicana.

Coincido con usted en el diagnóstico planteado de los grandes problemas que atraviesa la educación en nuestro país, sin duda alguna en la educación básica el problema de calidad es un problema que todos reconocemos, es evidentemente un problema que preocupa a profesores, preocupa a directivos, preocupa a padres de familia, nos coloca en aprietos al hacer comparaciones con indicadores internacionales, es decir, tenemos como un problema básico en la educación básica el problema de la calidad.

Coincido también en el caso de la educación media superior, su diagnóstico, es cierto, hay un archipiélago no solamente de planes de estudio, sino también de prácticas institucionales, de falta de convenios, de sistemas o subsistemas que se atraviesan unos con otros, yo comenté en la Comisión, cuando platicamos acerca de sistemas de revalidación de estudios o de equivalencias, que a mí me parecía increíble que en un sistema de educación media superior, cuando fui rector de la universidad, un estudiante de un bachillerato o tecnológico no pudiera cambiarse al bachillerato de la universidad sólo porque no había compatibilidad en los planes de estudio, era absurdo, era muy absurdo. Entonces, cómo y de qué forma debemos de enfocar la reforma integral de la educación media superior es también un asunto que tiene no solamente que ver con la cobertura, que hay un problema, con la calidad, porque ahí también ahí es muy heterogénea la calidad en los bachilleratos, pero también en el orden institucional.

Creo que ahí es un asunto que mucho que ver con la cuestión legal institucional, y organizativa de la educación media superior.

Y también coincido con el diagnóstico que tiene que ver con la educación superior, creo que la educación superior tiene también el problema de cobertura, es cómo ir logrando una mayor cobertura, y luego lo voy a comentar así muy rápidamente, porque el asunto de la calidad poco a poco, a partir del proceso correcto, diría yo, iniciado en los años 90 de evaluación, y posteriormente de acreditación han estado prácticamente poniendo a muchas universidades, casi a todas en la ruta de lograr la acreditación de la calidad de sus programas, y también, y también quiero señalar que fue una ruta correcta de superación de problemas estructurales en las universidades que tenían que ver con esa formación de archipiélagos, porque cada universidad pública tenía su propio problema laboral, tenía su propio problema académico, tenía su propio marco institucional, y eso se ha resuelto.. . . . .

… problema laboral, tenía su propio problema académico, tenía su propio marco institucional y eso se ha resuelto.

Creo que el gobierno de la República, señor Secretario, tiene derecho a escoger sus interlocutores para poder construir la política educativa en este país.

Creo que el mejor interlocutor en general es, espero no ser, hablar de una entelequia, es la sociedad organizada. Sin embargo, el hecho de plantear interlocutores para construir la política educativa puede también provocar problemas en los resultados de la misma política educativa.

En el caso de la educación básica yo estoy convencido que el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación debe ser uno de los interlocutores básicos.

Sin embargo, también estoy convencido que no debe ser el único, porque por sus características gremiales, es decir, de representatividad de los profesores ante la autoridad educativa, pero también por su naturaleza política, provoca resistencias a la política educativa generada por los conflictos internos del sindicato.

Muchos de los conflictos que ha atravesado la alianza por la calidad educativa en la educación básica se basan fundamentalmente por los conflictos intersindicales. Y eso provoca también obviamente un problema de resistencia a la política educativa en la búsqueda de la mayor calidad.

Yo pregunto, de qué forma el gobierno de la República puede resolver este dilema. Que coincido debe ser el Sindicato un actor fundamental, pero también cómo evitar, cómo evitar este real atorón, no sé decirlo de otra manera, que ha sufrido la política educativa en búsqueda de la calidad debido al conflicto que presenta el hacer del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación el principal interlocutor en la educación básica.

Tiene que ver también obviamente los cinco ejes rectores, creo que nadie puede decir que son ejes rectores que no deben de tomarse. Creo que la modernización de los centros escolares es imperativa, hay muchas escuelas que incluso no tienen ni siquiera los servicios básicos. Incluso en el Distrito Federal, yo recuerdo cuando estalla la crisis de influenza que había escuelas que tenían problemas de agua en los baños y hubo ahí problemas que había que atacar.

Creo que no solamente eso, sino también habría que retomar el tema de la modernización de los equipos de la educación básica.

De alguna manera el fracaso o la paralización del proyecto de Enciclomedia no debe ser un tema tabú para las autoridades educativas. Creo que la modernización de las escuelas básicas de este país a través del uso de computadoras, del enlace Internet, debe continuar a pesar de lo que sucedió con el programa Enciclomedia.

Que el asunto de la profesionalización de los maestros y de las autoridades educativas.

Por supuesto que tenemos una preocupación permanente en el problema de la educación normal.

Creo que coincido con el senador Lobato que hay un problema de formación y también nos preocupa mucho en el sentido de qué se va a hacer con las escuelas normales, señor Secretario.

Es decir, de repente hay un surgimiento de normales privadas prácticamente al mismo nivel de las normales públicas y son normales privadas que, créamelo, de repente la formación del espíritu cívico de los maestros, de su formación académica difieren en mucho a las normales públicas nuestras que son realmente normales de calidad.

Me preocupa mucho, por ejemplo, que al hacer el examen par evaluación y de construcción de contratación de plazas, un estudiante de normal privada tiene exactamente las mismas garantías que un estudiante de normal pública, así debe de ser.

Sin embargo, cada vez más la formación de los maestros mexicanos son en normales privadas que en mucho cambian el sentido de la orientación de la educación de los educadores mexicanos.

Pregunto también, en el caso del concurso de plazas, señor secretario. Y de ahí también la relación con el Sindicato.

¿Sigue el Sindicato signando espacios?

Yo no sé si es mito o es realidad para del convenio que se tenga con el Sindicato de que de las plazas asignadas en el concurso para la contratación de maestros si una parte se queda con el Sindicato u otra parte es para quienes ganan el concurso o todas las plazas se ponen a concurso.

Yo creo que es importante que se aclare, digo, porque tiene mucho que ver el eje de interlocución en la educación básica.

Discúlpenme si me estoy alargando, pero yo creo que es importante.

Segundo, el asunto de la reforma integral de la educación básica. Hace días hubo una polémica que creo que se cortó muy rápido de acerca del cambio en los libros de texto gratuitos. Yo creo que ahí tiene mucho que ver que cuando se planté una reforma educativa debe de plantearse mucho esa interlocución con la sociedad organizada, con académicos, con pedagogos, con gente que tenga una idea clara de qué es lo que debe recibir en términos educativos, porque la polémica fue de que se habían quitado los pasajes de la conquista y la colonia.

Realmente no es la conquista y la colonia en sí, realmente la formación histórica se ha estado diluyendo la formación filosófica desde los años 90’s, desde aquella polémica que quitó a los niños héroes y lo convirtió también medio en mito, medio en historia, en los años 90’s fue y ha sido un propósito central de la autoridad educativa por alguna razón.

Eso es por un lado en la educación básica que son unas preocupaciones que yo sí quería expresarle.

Y en el caso de la Reforma integral, de la educación media superior, señor secretario, creo que es fundamental avanzar en la reforma integral de bachillerato.

Es imposible, a pesar de esa política de archipiélagos, creo que es importante integrar la política de educación media superior.

Quizá crear los consensos que yo creo que se están creando, también prácticamente desde los años 90’s, cuando en las universidades se crea la red de educación en media superior y poco a poco creo que se debe dar ese salto quizá primero en el salto institucional y yo creo que los legisladores podemos ayudar mucho en eso de considerar un sistema nacional de bachillerato que tenga un sistema de equivalencias homogéneo.

Que un joven que estudia el bachillerato en cualquier sistema en un Estado de la República, como es Veracruz, pueda irse a estudiar a Sonora a cualquier otro sistema de bachillerato debido a un sistema de equivalencias y convalidaciones.

Es decir, creo que hay que avanzar primero en el diseño institucional y posteriormente a partir de ese diseño institucional que lo permita comenzar prácticamente a plantear los contenidos básicos que todo plan de estudios de bachillerato debe contener que ustedes han avanzado mucho, pero creo que hace falta esa dosis de audacia y de voluntad para llevarla a cabo.

De verdad sí he visto mucho trabajo en la Subsecretaría y en educación media superior y creo que están a punto de lograr esos primeros dos pasos para la integración de un bachillerato nacional.

Y obviamente con la participación de los gobiernos de los estados es y debe ser posible la conformación de una mayor cobertura para la educación media superior. Yo creo que sí en ese caso.

Bueno, en el caso de la educación superior, ayer estuvimos platicando con el Secretario de Hacienda y Crédito Público.

En una de las intervenciones yo le pregunté a él, más bien comenté primero que las áreas de educación, de salud y de ciencia y tecnología deberían ser áreas intocadas en el presupuesto público. Es decir, intocadas, blindadas incluso para evitar los recortes en educación, en salud y en ciencia y en tecnología.

Incluso alguien decía también el combate a la pobreza el campo. Bueno, todo es importante y le pregunta cuáles habían sido los criterios para el recorte a las universidades públicas, incluso yo le hacía alusión a que si tú eres rector, y créamelo que estuve en esos zapatos, y te dicen en agosto que te van a recortar el presupuesto, el susto que te va a dar porque para cerrar el año es un problema muy grande para muchas universidades públicas de este país que trabajan a cada a tientas, sobre todo las universidades más pequeñas.

Usted nos acaba de dar un dato muy interesante. El monto del recorte a educación a partir del gran boquete presupuestal que hubo de cerca de 85 mil millones de pesos, el recorte a educación fue cerca de 14 mil millones, ¿Cuáles fueron las áreas recortadas, señor Secretario?

O sea, si a educación superior se le recortó una parte ¿a cuáles áreas también fueron las afectadas por ese recorte presupuestal? Porque créamelo, estaremos de parte de la Secretaría de Educación Pública para evitar que haya recortes a la educación de este país, y se lo digo con mucha convicción, y yo creo que expreso también la convicción de mis compañeros senadores.

Porque para el próximo año está calculado un retroceso de cerca de 2 mil 400 millones de pesos en el PEF, es decir, solamente para educación superior y para educación, para educación en su conjunto el monto es todavía mayor.

Creo que este país debe de valorar fundamentalmente el problema educativo por todo lo que aquí se ha dicho, no es un asunto solamente de dinero, es un asunto que tiene que ver mucho con la construcción de la educación como una política de Estado. En otro sentido, también se ha hablado de que se ha incrementado la cobertura, señor Secretario, es evidente, se ha incrementado la cobertura; pero en mucho de ello ha sido debido al mayor ofrecimiento, ha habido muchas universidades públicas creadas últimamente, sobre todo universidades tecnológicas y universidades politécnicas que crean un, que yo creo que cubren una parte de la demanda que debió de haberse cubierto desde hace mucho tiempo, y eso incrementa la cobertura.

Pero también se está incrementando la cobertura a través de la educación superior privada, donde no necesariamente están garantizados los niveles de calidad. Ahí yo sí quisiera comentarle ¿cómo es posible garantizar una calidad mayor de la educación superior privada que también contribuye a incrementar la cobertura y de qué forma los legisladores podemos contribuir a ello? Porque hay problemas de RVOE, del Reconocimiento de Validez de Estudio.

Por ejemplo, una universidad tiene su RVOE en Puebla y al rato anda poniendo universidades con lo que encuentre en Nayarit, en Sinaloa o en Sonora, pero sin el menor criterio de calidad. Como tiene el RVOE en Puebla la COEPES del estado receptora no puede decirle absolutamente nada ni vigilar nada porque ya tiene el reconocimiento de estudios.

Entonces, ahí sí nosotros podemos colaborar, porque creo que en muchos de los casos de muchas universidades privadas se está cometiendo un fraude educativo a los estudiantes de educación superior, y por eso yo creo que es importante hacerlo. Entonces, señor Secretario, yo, pues a lo mejor me pasé un poco de mi tiempo, pero creo que estamos en la mejor disposición de seguir discutiendo la política educativa de este país, que debe ser una política educativa de todos, señor Secretario.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Muchas gracias, Senador Castellón Fonseca, secretario de la Comisión.

Vamos ahora a escuchar la intervención de la Senadora Irma Martínez, del Partido Nueva Alianza, y quiero explicar, porque recibí algún comentario de algún compañero senador, sobre lo del tiempo. He tratado de ser flexible en función de que es la primera vez que tenemos un encuentro de esta naturaleza, de la preocupación de los senadores, pero voy hacer ahora una súplica de tratar de que nos tratemos de constreñir el tiempo, porque nos quedan todavía algunas intervenciones adicionales.

Por favor, para la última ronda, después de la intervención de la Senadora Irma Martínez, viene las respuestas del Secretario y viene la segunda ronda. Muchas gracias, senadora.

-LA C. SENADORA IRMA MARTINEZ MANRIQUEZ: Gracias. Muy buen día a todas y a todos los presentes.

En realidad la presentación que usted hace, Maestro Alonso Lujambio, sobre el avance de estos tres años de gobierno federal en materia educativa, pues nos dejó cifras muy claras del trabajo que se viene haciendo. No quiero ser repetitiva, lo que quiero destacar es que para nosotros es importante también que en el 2008 se creó el Instituto Nacional de Infraestructura Educativa y que a la fecha este ya a rehabilitado 16 mil 400 escuelas en todo el país.

También quiero hacer notar que nos llama la atención que en este inicio de ciclo escolar se han entregado alrededor de 6 millones de paquetes escolares, sobre todo para educación básica y Telesecundaria, situaciones que no existían en el pasado.

Pero, sobre todo, me quiero centrar en lo que respecta a la Alianza por la Calidad de la Educación. Si bien es cierto la Alianza es una verdadera estrategia para inyectarle calidad a la educación, es algo que ningún mexicano dejaría de aprobarlo; pero creo que lo más notable, y sobre todo porque a mí me ha tocado vivirlo en 27 años de servicio, ha sido la convocatoria para la entrega de plazas.

Con esto concluye una era de historias muchas veces lamentables de cómo los maestros llegaban a obtener una plaza sobre todo en educación básica, y esto debe ser, es verdaderamente significativo. El primer año del concurso en el 2008 de 9 mil plazas concursadas, ya ahora en el 2009 éstas ascendieron a 16 mil plazas.

Yo estoy de acuerdo que tenga algunos bemoles el concurso, porque es algo que apenas se está aplicando en un país donde prácticamente la mayoría de los mexicanos estamos entrando en la era de la transparencia y la rendición de cuentas, pues esto también tiene que ver con educación, debemos de concientizarnos todos de que esto es prácticamente necesario.

Pero en este aspecto de la Alianza a mí me llama mucho la atención el Sistema Nacional de Formación Continua y Superación Profesional de los Maestros de Educación Básica, que coincido con mis compañeros senadores, es de suma importancia este rubro. Pero aquí creo que nos faltan algunos compromisos por cumplir, claro que se maneja en este aspecto, que durante el ciclo escolar 2008-20009 se crearían acciones tales como un nuevo catálogo de concursos con un 80% de ellos en materias nacionales y estatales centrados en temas, tales como matemáticas, ciencias, español, historia, formación cívica y ética.

También se maneja que los profesores cuyos alumnos muestren bajo rendimiento en la Prueba Enlace recibirán cursos especiales. Se habla de la creación de cinco centros regionales de excelencia académica, y también se habla de la certificación de competencias profesionales de los docentes.

Y es aquí donde quiero centrar mis preguntas. ¿Cómo afectará a la actual crisis económica por la que atraviesa el país a los compromisos contraídos con la firma en la Alianza para la Calidad de la Educación? ¿Ya existe el nuevo catálogo de concursos para la capacitación de los maestros? ¿Cuáles son y cuándo se impartirán los cursos dirigidos a maestros cuyos alumnos obtuvieron un bajo rendimiento en la Prueba Enlace?

¿En qué estado se encuentra la creación de los cinco centros regionales de excelencia? Y por último ¿qué medidas se tomarán para conocer, para dar a conocer, más bien, a la opinión pública el grado de avance de las metas de la Alianza para la Calidad de la Educación?

Por su atención y respuestas, muchas gracias.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Muchas gracias, Senadora de Baja California, Irma Martínez.

Ahora vamos a conceder el uso de la palabra al Secretario para que nos haga el favor de responder las inquietudes, preguntas en esto que más que comparecencia debe ser el diálogo entre los legisladores y el Titular de la Secretaría. Muchísimas gracias.

-EL C. LIC. ALONSO LUJAMBIO IRAZABAL: Gracias a todas y a todos los senadores por esta impresionante batería de preguntas y de temas de extraordinaria relevancia para el sistema educativo mexicano.

Senadora Díaz Delgado, permítame iniciar con una reflexión sobre la fórmula del Fondo de Aportaciones para la Educación Básica, establecida en la Ley de Coordinación Fiscal.

Creo que la fórmula supuso, en primer lugar, Senadora, un avance muy importante. Déjeme enfatizar primero lo que creo que es muy valioso de la Fórmula. En primer lugar le quita discrecionalidad al reparto de recursos, práctica que por un vacío normativo se venía dando en el pasado, en la medida en que después de 92 básicamente la Fórmula distribuía recursos a partir de lo que suponía una distribución de plazas estrictamente como fotografía en 92 y después el aumento del peso específico de cada uno de los estados diferenciado iba acumulándose, año con año, y por lo tanto ciertas distorsiones que se producían en el sistema en su conjunto se iban prácticamente regularizando con el tiempo.

De modo, pues, que lo primero que creo que hay que aplaudir del esfuerzo que hizo, Legisladora, hace dos años, para crear una fórmula, fue eliminar los elementos de discrecionalidad y de distorsión acumulada, a pesar de que creo que la fórmula y no corrigió cabalmente este segundo problema. Pero paso a lo segundo.

Creo que dejar de considerar el elemento plaza como el elemento central para el cálculo de la distribución de recursos hacia los Estados y sustituido por matrícula, fue algo muy importante porque enfatizaba la demanda social y no tanto la eventual multiplicación de plazas que podía no darse necesariamente, sobre todo en algunos años, por un crecimiento de la demanda social.

Por otro lado, ciertamente hay una parte de la fórmula que incentiva al gasto público normal. Esto es algo muy peculiar que hay que estudiar con todo cuidado, Senadora. Uno de los elementos más positivos, así se creyó en su momento de la Fórmula, era, hombre, si hay Estados que le están metiendo dinero local al sistema educativo, premiemos ese esfuerzo, estableciendo una fórmula que premie o que distribuya una parte del recurso, concretamente el 20 por ciento, de la bolsa en su conjunto a, precisamente, incentivar esa conducta.

¿Qué es lo que hemos visto sin embargo a la hora de aplicar ya dos años la fórmula y en el 2010 será el tercer año, Senadora, Senadores? Lo que hemos observado es que si bien el 50 por ciento del recurso se distribuye en función de la matrícula, esto tenderá obviamente a premiar a los Estados grandes. Es cierto.

Ahora bien, los Estados que tienen el Producto Interno Bruto más importante, tienden a hacer inversiones estatales y no los Estados más pobres, aunque haya alguna diferenciación y esto no es necesariamente cierto para todos los casos, no hay una correlación directa entre las dos variables, pero lo cierto es que Estados grandes que tienen economías muy sólidas, son capaces de ponerle dinero a la educación.

De modo que premiar esa actitud premia a los ricos y castiga a los pobres. Porque hay Estados que no tienen especial riqueza y que están ante un problema estructural no pueden meterle más recursos porque apenas les alcanza para lo básico, y en consecuencia esa realidad estructural los está castigando hacia el futuro.

Por otro lado hay un elemento del 20 por ciento de la fórmula que dice “gasto federal por alumno por debajo del promedio nacional tienen un impacto”. Es decir, el promedio nacional de gasto federal por alumno se calcula y los que están arriba del promedio no reciben nada; los que están por abajo del promedio sí reciben parte de este 20 por ciento. ¿Y qué es lo que estamos observando, Senadora? Que se están premiando los Estados urbanos con costos promedio por alumno más bajos y se están castigando a los estados con población más dispersa. Es decir, la ruralidad está, digamos, militando en contra de la posibilidad de un financiamiento más jugoso. Por eso es que Veracruz, por ejemplo, Senador Lobato, es uno de los Estados más castigados por la fórmula. Precisamente por la distribución impresionante que tiene de su población. ¿Por qué? Porque una escuela de 15 alumnos rural te cuesta más, por alumno, que una escuela de dos turnos en el Distrito Federal.

De manera, pues, que el costo promedio por alumno está afectando sistemáticamente y gravemente a los Estados con mayor índice de ruralidad. Quiero pensar en Guerrero, quiero pensar en Oaxaca, por supuesto pienso en Veracruz.

Entonces, ¿qué quiero, pues, subrayar? Que la fórmula de algún modo que se diseñó con una buena intención pertinente para generar incentivos y redistribuciones está siendo regresiva. Lo que quiero subrayar, entonces, pues, es que si queríamos un federalismo cooperativo, subsidiario del sistema educativo no estamos consiguiéndolo con la fórmula.

Me preocupa, pues, enormemente, que esta fórmula además tiene un componente, digamos de acumulación del problema. ¿Por qué? Porque se calcula sistemáticamente respecto de el cálculo del año inmediato anterior. Por lo tanto ciertas distorsiones a favor de la urbanización, de los Estados urbanos y en contra de la ruralidad de los mismos, se va acumulando año con año. Si hacemos un cálculo progresivo de la distribución de la fórmula vamos a ver que las distorsiones que produce en contra de los Estados más pobres y del efecto regresivo que tiene, es cada vez más profundo.

Yo creo pues, en consecuencia, Senadora, que sería de especial relevancia que este Senado de la República, que es nada menos que la representación de los Estados en el espíritu de su diseño institucional, pues analice este asunto que es complejo, que tiene un elemento técnico de suyo sofisticado, pero creo que es muy importante que en el sistema educativo nos demos a la tarea de estudiar esto con cuidado.

La CONAEDU, el Consejo Nacional de Autoridades Educativas ha estado analizando esto por supuesto. Es uno de los temas que más preocupa ciertamente a este Senado de la política educativa mexicana, como me permití llamarle hace un momento.

-Respecto de “CIES”. Yo le diría que actualmente se está constituyendo como Asociación Civil para garantizar esa autonomía que usted busca. Porque efectivamente existe esta precepción de que eventualmente la autonomía cabal no está logrando digamos una evaluación absolutamente externa en un sentido objetiva.

La Secretaría le asignó 33 millones de pesos para que pudiera realizar sus tareas de evaluación externa con plena independencia y autonomía, precisamente en el entendido de que si la Secretaría entraba a apoyar esos esfuerzos, pues entonces de algún modo la autonomía financiera del esfuerzo se fortalecía y por lo tanto la autonomía decisora de los órganos de evaluación.

Creo, pues, que aquí hay algo que avanzar, tiene usted toda la razón, y le estaremos informando respecto del modo en que se está constituyendo como Asociación Civil esta instancia, Senadora, por supuesto.

CONAFE, durante casi 10 años, tiene usted razón, los instructores comunitarios han recibido pues 900 pesos mensuales como apoyo para transporte, para alimentación. Dice usted, no se les ha retribuido con justicia, y creo que lo dice con razón.

Ahora, con el apoyo de la Comisión de Educación en la pasada Legislatura se autorizó un incremento a partir de 2008 de 27 por ciento a esos apoyos. Pero estoy cierto, Senadora, de que aquí hay un trabajo que realizar y un esfuerzo presupuestal que imprimirle al trabajo de los instructores comunitarios en CONAFE.

Don Ramiro, déjeme reconocer cabalmente y sin ambigüedades, no está Don Ramiro, acaba de irse. Si me permiten, cuando regrese Don Ramiro le hago algunos comentarios para igual no ocupar mis 10 minutos, ya ocupé demasiado.

Don Alejandro, déjeme reaccionar a sus inquietudes. Sobre el Libro de Texto Gratuito. Creo que es uno de los procesos más complejos y más relevantes del sistema educativo y de su regulación.

Los libros de texto gratuitos no se evalúan por una persona, sino por un conjunto de actores y de instituciones que entran a su evaluación, debo decirle, a propósito del caso de Guanajuato que, y este es un caso, que ejemplifica esto que le quiero subrayar, que la Secretaría ocupa seis o siete meses en realizar un dictamen cuidadoso de los contenidos, especialmente en secundaria de darle la oportunidad a una editorial, a algún particular de imprimir los libros de texto gratuitos.

El Estado de Guanajuato nos propuso un libro de biología para 1º de segundaria para el ciclo 2010-2011, esto fue en agosto, por lo tanto este proceso pues lleva varios meses y eventualmente está concluyendo hacia enero del año que entra. Nos sorprendió ver que un libro que está bajo nuestra consideración, bajo su análisis, en el arranque del análisis, en agosto empezó, repentinamente lo encontrábamos distribuido en Guanajuato, tuvimos oportunidad, el señor Secretario de Educación y un servidor en Guanajuato intercambiar algunos puntos de vista y me hizo saber que por un error administrativo se habían impreso y distribuido eso libros cuando la Secretaría todavía no, vamos, apenas está iniciando su proceso de evaluación y que en atención a ello se retirarían de inmediato los libros de texto una vez que, quiero enfatizar esto, la Secretaría ya había autorizado 14 libros para ser distribuidos y seleccionados puntualmente por los maestros de Guanajuato, de modo pues, que lo que se va a hacer en las próximas semanas, en los próximos días, es retirar este libro y distribuir los otros 14 que ya habían sido aprobados por la Secretaría.

Pero lo que le quiero pues, enfatizar es que la Dirección General de Materiales Educativos recibe los libros para ser sometidos a evaluación, hay equipos de evaluación externos que verifican que los libros cumplan cabalmente con los requisitos que establecen nuestras normas, los libros eventualmente son susceptibles de ajuste y no es extraño que la Secretaría le pida a sus autores que impidan comentarios, ajustes para minimizar sus contenidos o maximizarlos, finalmente, una vez que después de un informe pormenorizado del resultado de la evaluación se publique en el Diario Oficial de la Federación la lista de los libros autorizados, y esto ya posibilita la impresión masiva de los mismos.

Pero quiero entrar al tema que le ocupa o que le preocupa, especialmente, y es el tema de la alimentación de los niños. Tiene usted toda la razón, señor Senador, la alimentación de los niños en los primeros años influye decisivamente en su desarrollo neurológico. Por eso es tan importante que la Secretaría junto con el DIF ha trabajado para el redimensionamiento de los desayunos escolares. Creo que se ha enfatizado últimamente la inclusión de fruta fresca y seca, leche descremada, alimentos con fibras, además de promover el desayuno caliente que por desgracia en muchas escuelas no puede ofrecerse.

Pero lo primero que le quiero enfatizar es que los desayunos escolares tienen un papel muy importante que jugar en la atención a este gravísimo problema.

Ahora, tenemos por otro lado un curso de formación continua del programa escuela y salud, que se les está dando a todos los maestros de educación básica que creemos que es importante para la atención de este problema, está el manual del maestro del programa Escuela y Salud, desarrollando competencias para una nueva cultura de la salud que también involucra este análisis a partir de una premisa básica que nos inquieta mucho, señor Senador y es que el 77 por ciento se encontró pues en los últimos tres años un aumento del 77 por ciento de obesidad y sobrepeso en los niños y 47 por ciento en las niñas. Estamos pues, enfrentando un severo problema que es de cultura, ciertamente alimenticia, pero también de práctica cotidiana.

Diseñamos un tríptico que se llama “Lonchera Saludable”, porque creemos que muchos niños van a la escuela con sus propios alimentos para el recreo, para que de algún modo la dieta ahí se modifique, ahí la participación de los padres de familia es central. La CONADE ha impulsado con la Secretaría de Salud las guías de activación física que se están implementando, la educación preescolar, primaria y secundaria, estamos distribuyendo, por supuesto la cartilla nacional de salud, ya 25 millones de cartillas fueron distribuidas y esto es un elemento fundamental, senador.

Escuela siempre abierta ha establecido, con esto concluyo, el registro de peso y talla de los niños porque escuela siempre abierta nos permite elaborar programas más allá de lo que estrictamente diseñan las cuatro horas y media que establece como obligatoria la presencia de los niños en las escuelas, hay pláticas de hábitos alimenticios, torneos deportivos en escuela siempre abierta, en fin, es una de las instancias más importantes.

Creo, sin embargo, Senador, que hay mucho por hacer en esta materia. Yo estoy en contacto con la directora del DIF para profundizar en la política de perfeccionamiento del modelo alimenticio, especialmente en las escuelas de educación básica. Creo pues que hay mucho qué hacer en este sentido, yo quisiera estar en contacto con usted para informarle sistemáticamente lo que estamos haciendo.

Senador Lobato, la escuela normal es uno de los ciertamente de los grandes dilemas que enfrenta hoy el sistema educativo, debo decirle algo que quizás no sea analizado con suficiencia, respecto del examen de ingreso, cuya importancia subrayaba la Senadora, participaron 123 mil personas en este concurso para aproximadamente 25 mil plazas, buscábamos pues a los mejores, a los que tuvieran los méritos, de acuerdo con un estándar de calidad muy exigente que establece la prueba, y precisamente buscábamos, lo han subrayado la Senadora y creo que con razón, terminar con una práctica muy nociva para el sistema educativo mexicano y para su calidad, que es la compra, la venta, la herencia, la tranza de la plaza.

El 65 por ciento de los que participaron en el examen, sin embargo, Senador, no eran maestros, eran egresados casi todos de las normales, buscando una plaza, el 65 por ciento de esos, 123 mil, el 35 por ciento restante eran maestros en servicio que buscaban aumentar de una plaza a dos, aumentar el número de horas en secundaria.

Lo que revela esa muestra que supone para las normales el examen es, pues permítanme la expresión, chile, dulce y manteca, porque nos encontramos con que de 93 instituciones, e decir, participaron 800 y pico instituciones de educación superior y normales en el examen, debo decirle que ni un solo egresado proveniente de 93 instituciones participantes, fue considerado como aceptable, de 93, debo decirle, en el otro extremo que hay 100 por ciento de egresados de dos escuelas normales participantes, que se consideraron aceptables, es decir, tenemos, insisto, dos escuelas normales en las que todos, absolutamente todos sus egresados que participaron en el examen están en el rango de los 25 de mayor calidad.

Por otro lado, le ruego al señor Santibáñez que nos dé la lista de todas estas instituciones participantes, un porcentaje variable de uno a 30 por ciento de los aspirantes, aprobaron en un porcentaje variable de 1 a 30 por ciento de los aspirantes, aprobaron en 481 instituciones participantes.

¿Qué les quiero decir? Que hay una diversidad enorme de experiencias con las normales. Las tenemos entre 60 y 99 por ciento de los egresados, de 39 instituciones también aprobaron. Es decir, no solamente son 2 las que tienen una calidad excepcional, sí lo son, efectivamente; hay otras muchas normales, 39, insisto, cuyo egresados entre el 60 y el 99 por ciento están muy bien renqueados en el examen. Por lo tanto, tenemos una diversidad de fenómenos.

Ahora, lo que estamos implementando como resultado de este examen, pero también desde antes, es impulsar, insisto, un programa emergente para mejorar el desempeño de los estudiantes de escuelas normas públicas y extensiones de la Universidad, las extensiones de la Universidad Pedagógica Nacional.

Debo decirles que hay ya acordado con el Consejo Nacional de Autoridades Educativas, la necesidad de identificar las escuelas normales, donde el porcentaje de estudiantes en la categoría de aceptable fue interior al 30 por ciento para atacar de manera directa y pronta este problema, ahí donde es más grave.

Ya estamos de acuerdo con las instituciones, las instancias, pues, las autoridades educativas de los estados para entrar a un análisis puntual, Estado por Estado.

Ya están desarrollando un diagnóstico puntal que permita identificar las causas del bajo desempeño académico de algunas normales para estar en aptitud de diseñar una política pública puntual, que incluya programas de tutoría, talleres vespertinos, cursos y talleres vespertinos, a los docentes, en las escuelas normales.

Creo que hay que acercar a las escuelas normales a las instituciones de educación superior para potenciar la calidad de su servicio educativo, y ciertamente utilizar Internet para facilitar el acceso a materiales de apoyo.

Creo, pues, que estamos, sí, ciertamente ante un problema. Y quiero subrayar uno de los elementos centrales de las escuelas normales, que es la cantidad de egresados que están siendo, digamos, arrojados al mercado de trabajo.

La verdad es que, durante la etapa de expansión del sistema educativo, Senadoras, Senadores, esta práctica era, bueno, se podía entender, aunque nunca fue muy productiva para efectos de crear condiciones de calidad educativa.

Pero podía entenderse, que un sistema que está en expansión ante el cambio demográfico, pues de algún modo le ofrecía espacio a todos los egresados. Esta práctica continúo, sin embargo, cuando la medida estructural demográfica cambió ya.

Hay algunos estados en donde, pues solamente se le pueden ofrecer el 30, el 40 por ciento a los egresados de las escuelas, una plaza, y obviamente estamos exigiendo que se concurse para que entren los mejores.

Otros estados, quiero poner, por ejemplo, el caso de Campeche, han reconvertido su sistema de normales, han modificado la naturaleza de varias de ellas para ofrecer otros programas y empezar a bajar, digamos, la presión enorme que ejercen los normalistas sobre el sistema educativo nacional, en la medida en que están demandando, como derecho adquirido, prácticamente, la posibilidad de dar clases una vez que se han preparado para ello.

Estamos, pues, ante un problema así estructural, y ante la necesidad de implementar una política, yo diría, en el mejor sentido, muy agresiva para modificar las condiciones del normalismo en México.

Debo decirle, Senador Lobato, que la gran reforma que se impulsa en el Bachillerato tiene, digamos, dos objetivos:

1.- Prepara mejor, Senador, a los estudiantes egresados de la Escuela Media-Superior para su eventual arribo o ingreso al Sistema de Educación Superior.

Pero creo que es también de especial relevancia que el Bachillerato sea una ruta eficaz hacia el trabajo, hacia la formación de habilidades, específicamente laborales.

Hay una… de impresionante de opciones, de especialización técnica en los bachilleratos mexicanos, que estamos perfeccionando, en la medida en que, y aquí se ha mencionado ya, estemos articulando un vínculo mucho más estrecho entre el sistema educativo y el sector productivo.

El divorcio sistemático de nuestro sistema educativo del mundo empresarial, de la demanda que el sector productivo está generando, ha producido precisamente, algo que uno de ustedes subrayaba con toda realidad, egresados, muchos, que no encuentran trabajo porque ya hay un divorcio, una impertinencia del sistema educativo respecto del sector productivo.

Y aquí hay uno de los esfuerzos más importantes de la Subsecretaría de Educación Media-Superior: realizar vínculos cada vez más estrechos, creo que CONALEP está haciendo especialmente virtuoso en este sentido y, pues cada vez más estrechos entre el sector productivo, que transmita al sistema educativo sus demandas, las habilidades que está requiriendo para que haya un sistemático ajuste del sector educativo en Media-Superior para generar, precisamente, estos expertos, estos hombres y mujeres con habilidades y destrezas puntuales que está demandando el mercado de trabajo.

Esta es una modificación estructural bien compleja, debo decirlo porque, por ejemplo, solamente el 5 por ciento de nuestra matrícula en educación suprior, usted es rector, lo sabe, solamente el 5 va a carreras de ciencias exactas.

Las humanidades están sobre demandadas: la contaduría, la administración, el derecho, la medicina, son carreras extraordinariamente demandadas y saturadas, y el país ya no está dando opciones laborales a esos egresados.

Mientras que el país está demandando, por otro lado, habilidades y destrezas técnicas que el sistema no está generando como el país lo está requiriendo, en buena medida, porque las inclinaciones, los justos, las valoraciones, lo que se juzga, no solamente valioso desde la perspectiva social, sino con prestigio social, también genera un desencuentro entre la oferta y la demanda, si me lo permite poner así.

Senador Leal, plantea usted un problema absolutamente central. ¿Qué puede hacer la escuela para garantizarles seguridad a sus estudiantes y a los padres de familia en entornos especialmente vulnerables?

Creo que ha sido…

-EL C. SENADOR AUGUSTO CESAR LEAL ANGULO: …confianza que nosotros tenemos en que la educación y el dedo de la madre es mejor instrumento que cualquier violencia. No se refiere a secundar, sino a educación, la necesidad de que acompañemos cualquier campaña contra el narcotráfico de la parte cultural, no de la parte…, no me deforme la pregunta.

-EL MTRO. ALONSO LUJAMBIO IRAZABAL: Perdón. Gracias, le aprecio mucho su aclaración, no comprendí bien su concepto.

Estamos, ya no entiendo, Senador, estamos desarrollando, sí, un programa de concientización frente a nuestros estudiantes, de la cultura, de la tolerancia y de la convivencia.

Déjeme hacerle un apunte con cuidado. Diversas instancias de la Organización de las Naciones Unidas, junto con la Procuraduría General de la República y la Secretaría de Educación Pública, hemos implementando un programa, por ejemplo, que tiene que ver con un mecanismo de violencia creciente en las escuelas, que es el que se da precisamente entre las parejas, señor Senador, entre los novios en la escuela.

Es impresionante observar la medida en que la violencia entre las parejas está creciendo sistemáticamente. Este es un ámbito que nos inquieta, y hemos establecido un programa para potenciar entre los jóvenes la presencia de esos valores imprescindibles en la sociedad, de respeto y de cuidado, no solamente entre los pares, sino especialmente entre las parejas de novios en las preparatorias, hay un problema aquí importante.

Creemos, sin embargo, Senador, pese a que éste no era el sentido original de su pregunta, que el ejercicio de la violencia social tiende cuando se rutiniza a legitimar otras violencias.

Por eso es que es tan importante, a mi juicio, el programa de “Escuela Segura”, porque no solamente incorpora, Senador, elementos que tienen que ver estrictamente, por ejemplo, con la coordinación de la escuela con las instituciones, las instancias de seguridad pública, para finalmente acceder a la posibilidad de un entorno social más seguro.

También estamos ante la necesidad de socializar a los jóvenes en las mecánicas de resolución de conflictos. Y éste es quizá el elemento educativo más importante. Cómo socializamos ante los jóvenes, la necesidad de que se acepte el conflicto, como parte de la vida social, y a su vez, establezcamos mecanismos, socialicemos mecanismos de resolución pacífica de los conflictos.

Éste es uno de los aspectos centrales que queremos impulsar, y precisamente es parte del Programa Escuela Segura, porque creemos que el conflicto y la violencia, de algún modo se solucionan, no solamente con programas preventivos, sino también con un cambio cultural, que estamos impulsando, señor senador.

Senador Castellón, déjeme entrar, en principio a responder la pregunta, pues creo relevante, sin ignorar, por supuesto, la importancia del conjunto de cuestionamientos que hace usted.

Respecto de los interlocutores de la Secretaría de Educación Pública. Usted pone el dedo en la llaga. Yo creo que la Secretaría de Educación Pública debiera, y esto es parte, usted dirá quizá, paradójicamente de la Alianza por la Calidad de la Educación, pero es una de las partes que yo más valoro y que trae más retraso. Le reconozco esto a usted, también, senador.

Y es, el vínculo, que a mi juicio debiera ser especialmente estrecho entre la comunidad escolar, la comunidad que rodea la escuela y la escuela; es decir, la participación de los padres de familia en la vida escolar.

Éste es el interlocutor más importante, a mi juicio, que le falta todavía al Sistema Educativo Mexicano. Que pueda generarnos el contexto de exigencia y el acicate para que todos los responsables del Sistema Educativo actuemos de manera más acelerada para perfeccionar el Sistema Educativo en su conjunto.

Creo que uno de los retos más importantes que vamos a enfrentar, y créanme, tengo ya un diálogo puntual específico, un tema de discusión con el Sindicato, de cómo vamos a generar condiciones de participación cabal en las escuela.

Yo creo que sí hay un espacio para la participación social. En una sociedad como la mexicana, que no ha sido especialmente vertebrada, socialmente, para la participación, si hay un espacio por excelencia para la misma, ésta debe ser la escuela, porque es donde están nuestros hijos y en donde está lo más valioso de todas las familias.

Uno de los elementos centrales de esta eventual participación, más intensa de los padres de familia para generar este contexto, exigencia para todos, tiene que ver, creo yo, con la transparencia de la cuota voluntaria que reciben las escuelas, por parte de los padres de familia.

Yo estoy convencido, de que si establecemos una política de transparencia, de rendición de cuentas, como lo ha expresado diversas voces dentro del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, vamos a potenciar, incluso, el recurso que llega para ese propósito. Porque me temo que muchos padres de familia no se suman a ese esfuerzo importantísimo que realizan muchos, para financiar diversas actividades de la escuela, especialmente en infraestructura, porque no tienen una idea cabal, en algunas escuelas, en varias, no en todas, del destino que van a tener esos recursos.

Aquí hay un aspecto absolutamente central, fundamental de participación de los padres de familia en la vida de la escuela. No solamente para incorporar más recursos voluntarios, nunca obligatorios, bajo ninguna circunstancia, dado lo que establece con toda claridad el tercero constitucional; pero sí para generar un debate interno sobre lo qué va a hacer la escuela con esos recursos, para potenciar la calidad de la escuela.

Creo que hay muchos temas que requieren de atención en la escuela, y requerimos, en consecuencia, de agenda de discusión en escuela. Yo creo que uno de los problemas que han impedido que se activen los Consejos de Participación Social en la escuela, es que no hemos diseñado una agenda de temas, para que se discutan, se debatan y se decidan en el ámbito exclusivamente de la escuela.

Creo que un tema central es éste que les menciono.

Otro, déjenme ponerles un ejemplo, Enlace es un gran ejercicio analítico, es universal, es censal, y sin embargo, es peculiar, no está en la escuela el debate sobre Enlace. La escuela no tiene una instancia para discutir sistemáticamente, cuál fue el resultado de Enlace, cómo les fue en Enlace las escuelas vecinas y cuáles son las metas que eventualmente la escuela y la comunidad escolar en su conjunto se pone para el siguiente año.

Hay muchos temas pues, en donde la sociedad puede participar.

Y debe de serle franco. Existe la percepción, creo equivocada, de que en muchos casos es el Sindicato el que obstruye u obstaculiza la posibilidad de la participación de los padres de familia. Creo que es una explicación muy simple. Yo creo que hay muchas razones que pueden explicar, una cierta pasividad de la comunidad de padres de familia, en muchos ámbitos, principalmente en los urbanos, en relación con la escuela.

Y lo que creo que hay qué hacer, con el apoyo de ustedes, es ciertamente y todos los involucrados, especialmente las asociaciones de padres de familia, es ponerle agenda a la discusión de la participación de la sociedad en ámbito escolar.

Muy importante la pregunta que me hace por otro lado, senador Castellón. Las plazas se someten a concurso, sí o no. todas las plazas se someten a concurso, sí o no, esa es la pregunta.

Mire, lo que hemos acordado con las instancias estatales, fue dual, déjeme comentarle. Por un lado, comprometernos a que todas las plazas entren al concurso. Y, por otro lado, darle una especial transparencia al resultado del concurso, para que se genere un contexto de exigencia que impida que se queden por ahí unas canicas guardadas.

A ver, qué le quiero decir. En este año, se hizo algo que no se hizo en la primera experiencia del año pasado, que fue mucho más pequeña en términos de número de plazas. Digamos, el año pasado fueron 6 mil plazas, en este fueron 16 mil, pero en hora-semana-mes en secundaria fueron 23 mil el año pasado y 105 mil en este año. Lo que quiero pues subrayar es que estamos en este año, entre un ejercicio mucho más vasto, mucho más ambicioso de concurso por las plazas.

Lo que le quiero subrayar, pues, es que el… de entrada, el 25 por ciento de los acreditados, vamos, de los aceptables, según los estándares exigentes de calidad que pusimos, todos se publicaron con su nombre.

De manera que toda la sociedad supiera, quiénes son los ganadores. Si eventualmente hay personas ocupando una plaza, pues que no hicieron el concurso, que no participaron en el concurso, porque esa plaza se está distribuyendo con los mecanismos tradicionales, hay un mecanismo para que la sociedad lo detecte y lo denuncie.

Nosotros no tenemos una garantía absoluta, vamos, yo no puedo meter las manos al fuego, de que algún estado por ahí, ha decidido guardarse algunas plazas y las está distribuyendo.

Lo importantes es crearles un contexto de exigencia a todos. Y todos aceptaron ese contexto de exigencia, por lo cual me hace pensar, que estamos ante un esfuerzo auténtico de sometimiento de la posibilidad de ingresar al sistema, a partir de un criterio, que es estrictamente el mérito.

Lo que le quiero pues subrayar es que sí, la respuesta a su pregunta es, sí, en principio todas las plazas se someten a concurso, y hemos establecido un mecanismo de transparencia que pone a todos en un contexto de exigencias, subrayado, para que cualquier desviación de esta conducta, pueda ser observada y eventualmente denunciada.

-EL C. SENADOR FRANCISCO CASTELLON FONSECA: Perdón, pero si cabe la posibilidad de que los estados puedan…

-LA C. PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Perdón, senador, antes de dar la palabra, si quiere en el momento de la réplica…

-EL C. SENADOR FRANCISCO CASTELLON FONSECA: De la réplica, claro, claro…

-LA C. PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Gracias.

-EL MTRO. ALONSO LUJAMBIO IRAZÁBAL: Como ustedes quieran, senadores.

Déjeme hacer una última reflexión sobre algunas de sus importantes cuestionamientos, señor senador Castellón.

Sobre el recorte a las universidades públicas. Estamos en el 2010 ante una situación, pues también delicada. Debo decirle que, como usted bien sabe, las universidades públicas reciben dos tipos de subsidios, el subsidio, digamos, federal y el estatal.

El estatal es muy heterogéneo, como ya subrayaba. El subsidio federal tiene dos componentes, un ordinario y uno extraordinario.

El ordinario, prácticamente se utiliza, aquí se dijo para gasto corriente, pero quiero sí puntualizar que el gasto corriente en educación superior incluye elementos en el 95 por ciento que son absolutamente centrales, el gasto corriente quiere decir ahí el pago de la nómina de los maestros, que tiene un 85, 90 por ciento de peso en el conjunto del gasto ordinario, del financiamiento ordinario, de modo pues, lo que quiero subrayar es que el gasto ordinario tiene componentes muy importantes que no suponen, digamos, nada de desperdicio de un recurso tan cuantioso como es el educativo; lo que quiero pues subrayar en principio, es que para el año 2010 el financiamiento ordinario va a experimentar un incremento en términos de pesos corrientes, que sin embargo si se ajusta a inflación quizá estemos ante una disminución modesta.

Esto nos fue de especial relevancia, porque si algo necesitan las instituciones de educación superior, es la continuidad de sus trabajos, y este financiamiento, creemos, que se está proponiendo para 2010, posibilita la continuidad de sus labores.

Ahora, el financiamiento extraordinario, como ustedes lo saben, se ha compuesto de fondos concursables, y esos fondos han sido especialmente importantes en el perfeccionamiento de la acción educativa del sistema educativo, debo decirle que, yo un fondo que aprecio especialmente por su valor tiene que ver con el abatimiento de los pasivos contingentes derivados de pensiones y jubilaciones, porque las universidades públicas en los últimos años han hecho una labor política extraordinariamente relevante con su sindicalismo para ir adecuando y ajustando y racionalizando sus esquemas de pensiones y jubilaciones muy onerosos para muchas universidades, se han ido ajustando, en una negociación muy productiva, muy importante con el conjunto del sistema sindical.

Y, por fortuna, el Gobierno Federal ha decidido premiar, digamos, ese esfuerzo financiando, una vez que se analiza con todo cuidado el tipo de negociación al que se llega, financiando precisamente las obligaciones que se derivan de esos arreglos novedosos.

Ese fondo, por ejemplo, ha tenido el año pasado 1,200 millones de pesos, y es muy importante para darle viabilidad financiera a muchas universidades cuya carga laboral y de pensiones y jubilaciones gravita gravemente -valga esta especie de cacofonía- sobre la calidad de la educación, del sistema educativo en su conjunto.

Aquí está, yo creo el principal de los dilemas del financiamiento en el 2010, porque dado que estamos ante una reducción de aproximadamente el 6.7 por ciento del financiamiento en términos reales respecto del original de 2009, estamos pues ante una modificación de los montos de los fondos extraordinarios dirigidos a las funciones públicas. Estamos privilegiando el monto, el fondo que le mencioné, y el fondo para el modelo de asignación adicional al subsidio federal ordinario de evoluciones públicas estatales, que es el fondo que premia el buen desempeño con ocho variables que se analizan sistemáticamente.

Estos dos fondos son los que estamos cuidando especialmente, pero ante la reducción, digamos del financiamiento de la Secretaría y del sector en su conjunto, consideramos, pues que si la Cámara de Diputados en algún momento tara, por hacer alguna modificación al esquema de financiamiento de las universidades públicas que se está presentando para el 2010, creo que el ámbito por excelencia para hacer alguna modificación hacia el aumento, sería precisamente los fondos extraordinarios, Senador Castellón, porque creemos que los fondos ordinarios podrían razonablemente, claro siempre son susceptibles de aumento, por supuesto, pero razonablemente estarían cubriendo las necesidades ordinarias, como bien lo dice el nombre del fondo de las universidades públicas.

Y finalmente, si me permiten, Senadora Martínez.

El sistema nacional de formación continua ya generó su primer catálogo. Si le soy franco, creo que es un catálogo que todavía está sujeto todavía a una ampliación importante de su oferta, y es que aquí el papel de las universidades públicas también es extraordinariamente importante, yo creo que la riqueza del catálogo va a aumentar, del catálogo de cursos que pueden tomar los maestros en servicio, pues quiero subrayarlo, va a aumentar en la medida en que las universidades públicas se vayan comprometiendo gradualmente con este programa tan importante de formación continua de maestros en el ámbito de la educación básica; ya hay un catálogo básico, están interviniendo importantes universidades públicas como la UAM, la Universidad Nacional Autónoma de México, varias universidades estatales en los estados, pero creemos que va a ser muy importante una ampliación territorial de la oferta y una diversificación también de la oferta, en términos temáticos, por qué, porque si en algunos estados no hay universidades públicas que estén ofreciendo estos cursos, pues eventualmente algunos estados van a retrasar su proceso de formación continua para los maestros en servicio.

Hay pues un reto importante, en la última COCOA de la Secretaría de Educación Pública, en la Comisión que sigue con toda puntualidad los trabajos que despliega el auditor de la Secretaría de la Función Pública, hemos planteado ya metas más puntuales, en relación con los trabajos de ampliación de catálogo de cursos, que es un tema que a usted le inquieta especialmente.

Y debo decir, finalmente que sí tenemos cinco centros regionales de excelencia comprometidos en la Alianza por la Calidad de la Educación, y uno de los grandes dilemas que tenemos es si vamos a someter a concurso entre entidades federativas y lo vamos a fijar (inaudible), y si vamos a estar ante un modelo federal o estatal, creo que aquí hay varios puntos de discusión entre el sindicato y la Secretaría de Educación Pública, estamos analizando alternativas, y es muy importante que esta decisión la tomemos en este año, porque hay disposición presupuestal para apoyar el arranque de la construcción de los cinco centros regionales de excelencia, y consideramos de especial relevancia que se tomen ya las decisiones complejas en esa materia que nos posibiliten además utilizar estos recursos tan importantes que se establecieron en el Presupuesto de Egresos la Federación en este año. Gracias, senadora.

- LA C. SENADORA PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Muy bien, les parece, vamos a hacer una, vamos a iniciar la segunda ronda, permitiendo que la réplica sea al final de todas las rondas, porque si no, se nos alargaría mucho la reunión, si les parece.

El Senador Castellón tiene un compromiso. En la segunda ronda, y en la tercera voy a tratar de ser más estricta y hacer un señalamiento para que concreten, en los tres minutos, para que no se nos extienda mucho.

El Senador Castellón quiere, el coordinador de su grupo parlamentario, que además es vicepresidente de la Mesa Directiva, le encargó recibir a una persona, la señora Artemia Royo, Directora de la Agencia Española de Protección de Datos Personales, va, y regresa, y continuamos, pues.

Entonces, en la primera participación de la segunda ronda va por el Partido de Acción Nacional el Senador, vicepresidente de la Mesa Directiva del Senado, don Ricardo García Cervantes.

-EL C. SENADOR RICARDO GARCIA CERVANTES: Gracias, Presidenta. Trataré de colaborar con usted en la producción del tiempo, pero no puedo dejar de hacer, primero una reflexión sobre la relación entre la persona de don Alonso Lujambio, el maestro Alonso Lujambio, con su formación, su trayectoria y la inmensa y honrosísima responsabilidad de ser el titular de la educación de nuestro país.

Yo vinculo esas dos cosas, su capacidad y además la de su equipo, a muchos de ellos los conozco personalmente, don Rodolfo Tuirán, el doctor Székely, bueno, en realidad a todos ustedes.

Pero el tema de la educación es un tema, que si me permiten vincular con dos conceptos que hoy están claramente en el ánimo de todos nosotros, la Independencia y la Revolución; si la Independencia estaba orientada a liderar a un pueblo, a darle identidad, a reconocer en los hechos o más bien reconocer jurídica y políticamente lo que sucedía en los hechos, la conformación de una nueva nación.

Creo que la educación está comprometida con darle sentido a esa causa de la liberación.

No hay un elemento más liberador, más dignificante que la educación.

Y en la Revolución los anhelos de justicia social no podían realizarse, como no se han realizado precisamente por nuestros rezagos en la educación.

El titular de la Secretaría de Educación tiene, por supuesto, el poder o la potestad legal y fáctica. Pero esa de ser gobernante.

Pero esas potestades fácticas y legales se enfrentan también a factores o poderes fácticos.

No es entonces en la confrontación de las capacidades fácticas donde vamos a encontrar lo que el secretario en esta muy amable reunión ha señalado como un diálogo, la selección de interlocutores para un diálogo constructivo, pero exigente.

Creo que la exigencia, señor secretario, puede venir en el ejercicio de la autoridad, que no es sólo la potestad legal o la facultad legal o la capacidad fáctica, sino la convocatoria en la confianza.

Y yo creo que los argumentos que están planteados durante esta mañana a partir de profundizar un poco más tanto en los conceptos como en los resultados alcanzados hasta ahora en la alianza nacional para la calidad educativa. Bueno, son positivos, están inscritos en lo que aquí también ya se ha dicho la pretensión de tener un diseño de una política educativa de estado, que esté por encima de cualquier tipo de parcialidad o de desviación ideológica y por supuesto sin las limitaciones fácticas derivadas de intereses creados y de privilegios conservados.

Entonces hay que generar la autoridad, esa capacidad de hacer creer a todos en lo mismo, en que la educación es liberadora y es el factor principal de la justicia social.

Por lo tanto, el papel del secretario Lujambio, que yo aquí califico en su breve estancia todavía, breve en la Secretaría de Educación como valeroso, valiente. Pero me parece que todavía puede ser más.

Porque toma a los niños desde la edad preescolar. Luego los lleva a su educación inicial, a su capacitación, a su formación y adiestramiento para la vida en sociedad, vinculada como aquí lo decía perfectamente el senador César Leal, con una cultura que ha prodigado la violencia, la tolerancia, la corrupción, la eficiencia y la mediocridad que se refleja en los estándares y en las posiciones que tenemos en la comparación con otras regiones del mundo que antes estaban por debajo de nosotros en muchos aspectos y ahora nos han superado.

La Secretaría de Educación tiene a esos niños con la necesidad de mostrarles una vida digna a través de los espacios educativos dignos. Por lo tanto todo lo que se ha dicho de reconstrucción de escuelas, de construcción de escuelas. Pero luego los pasa a la educación media superior y superior con un cuadro axiológico, valorar, distorsionado que vuelven a hacerlos no sólo tolerantes, sino hasta hacer apología de la violencia, del oportunismo y de una vida en sociedad sin valores y por lo tanto con dificultad para el ejercicio ciudadano y sin mucho compromiso con los principios democráticos. Y todo viene de la educación.

Y llegamos a universidad o a la educación superior, pero también en esta dependencia ahora ha cambiado. Yo quería preguntar, primera pregunta, cómo ha resultado esta vinculación entre la necesidad que tiene el país de generar ciencia y tecnología cuando ahora la ciencia y la tecnología está sectorizada en la parte de la economía, que antes estaba en la parte de la educación.

Sé que hay una vinculación entre CONACYT y educación a partir de la Subsecretaría de Educación Superior, pero el problema de generación de ciencia y tecnología no es sólo para la economía, es para el hombre, para su vida, para la sustentación de su medio ambiente.

Esta Secretaría tiene también que asumir la responsabilidad sobre cómo se apoderan todos los mexicanos de los bienes de la cultura.

La cultura como un patrimonio de la humanidad, pero particularmente en el caso nuestro como un derecho de los mexicanos, la cultura y el deporte. El deporte como parte del proceso no sólo formativo y educativo, sino de un proceso cultural que está encomendado a la Secretaría de Educación.

Por lo tanto comentarios sobre la ciencia, la tecnología, la cultura, el deporte y el esfuerzo integral para que sea política de Estado con metas y plazos preestablecidos, porque política de Estado quiere decir que es aceptable y comprometedora de todos, pero que todos tienen derecho a ver si es eficiente, eficaz y pertinente. Al margen de, insisto, de parcialidades ideológicas.

Pero sí queremos saber si es de Estado, porque dentro de cinco años no sólo habrá llegado el futuro, porque el futuro es la simple expectativa de tiempo. No, sino habrá llegado el porvenir que quiere decir lo que estamos esperando que llegue, qué tipo de juventud, qué tipo de vinculación entre el egresado de una escuela técnica con el ámbito laboral, qué tipo de compromiso de nuestras universidades públicas y privadas por generar la ciencia y la tecnología que ahora en el Bicentenario nos haga realmente más capaces de ser un país independiente. De eso depende también la independencia de nuestra capacidad de generar ciencia, tecnología, cultura, deporte, con una orientación hacia la seguridad por evitar la apología del delito desde la infancia y el correcto aprovechamiento de todos los recursos, desde la radio, educación, la televisión educativa y si se requiere ahora, y en esto hago otra pregunta, señor secretario, por qué en otros países que estaban más retrasados que nosotros, a través de la educación a distancia, no sólo rebasan, sino que aprovechando la tecnología y sus capacidades están poniendo a sus jóvenes en una perspectiva de porvenir muchísimo más sólida que lo que nosotros podemos hacer desde la formación universitaria en aula o formal.

La educación a distancia ha sido un instrumento que ahora que veo que va a haber con la convocatoria del Presidente Calderón de utilizar todos nuestros recursos, pero para hacer los cambios de fondo a mí me gustaría saber si la Secretaría de Educación con todo este compromiso está requiriendo sistemas de telecomunicaciones que ahora en esta modificación, en esta reestructuración de ese sector puedan dotar a una universidad de instancias de las mejores capacidades para generar porvenir y no sólo esperar un futuro en el tiempo.

Bueno, presidenta, creo que me prolongué, le pido una disculpa. Había más cosas, pero ahí le paro.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Pero se hizo el sacrificio. Muy buen, muchas gracias, senador García Cervantes. Ahora por parte del PRD, el senador Antonio Mejía Haro, de Zacatecas.

-EL C. SENADOR ANTONIO MEJIA HARO: Gracias, presidenta. Bienvenido, señor secretario, subsecretarios. Como sabemos en México existen 34.3 millones de estudiantes en los diferentes niveles de la educación atendidos por 1.8 millones de maestros.

El gasto en la educación aparentemente es alto, porque estamos hablando del 25 por ciento del presupuesto público. Inclusive por arriba del promedio de la OCDE, de los países que están en la OCDE, que es del 18%; pero este es el problema, que lo estamos comparando con los países con alto desarrollo humano, porque si bajamos ese gasto por estudiante de primaria estamos muy por debajo de ese promedio.

Por ejemplo, en México se gasta mil 350 dólares al año por estudiante, mientras que el promedio de la OCDE es de 6 mil 667, o sea, una quinta parte. Y así si lo trasladamos también al de educación superior en México es de 4 mil 341 el costo por estudiante al año, mientras que el promedio en la OCDE es de 8 mil 862, o sea, la mitad.

Aquí tenemos una situación que me llama la atención y que quisiera que me lo explicara, señor Secretario, en cuanto a gasto corriente. Aquí en gasto corriente en México tenemos una inversión del 99.6% al gasto público en educación, y solamente .4% en infraestructura educativa, cuando el promedio internacional pues es de 8.2% en infraestructura educativa.

Según el INEGI en el país hay 68.8 millones de personas mayores de 15 años de edad, de las cuales 5.5 millones, o sea el 8.4% de este grupo no saben leer ni escribir; o sea, de acuerdo al INE ocupamos pues el lugar 48 en alfabetización. Continuando con la población en mayor de 15 años de edad 9.8 millones, o sea el 14.3 no tienen educación primaria, y 14.6 millones, 21.2% no tienen educación secundaria.

Dicho de otra manera, casi 30 millones de mexicanos con edad mayor de 15 años, o sea el 43.9% no gozan del derecho de la educación consagrado a nuestra Carta Magna, primaria y secundaria, obviamente por razones de miseria y de pobreza.

Si evaluamos la situación de rezago escolar a quienes tienen 15 años o más y no han concluido la educación básica, en el 2005 dicho rezago fue del 44.7%, o sea 33 millones de la población, y lo padece un tercio de la población urbana, y 3 cuartas partes de la población rural.

Lo que se refleja es el promedio de escolaridad de 8.4 años en los hombres y 7.9 en las mujeres. Sé que estos datos, estamos hablando del 2005, señor Secretario, han cambiado, precisamente me gustaría saber qué tanto han cambiado del 2005 al 2008, al 2009, perdón.

Y también otro tema interesante es la deserción, la deserción escolar en el nivel básico ha pasado del 5.5 que se tenía en el 2005 al 7.4 en el 2008, y ahora se habla del 12% en el 2009. Asimismo, según la SEP, sólo 6 de cada 10 estudiantes que ingresan al medio superior terminan sus estudios, y es en este nivel donde se registra la mayor deserción.

¿Qué podemos hacer, señor Secretario ahí? Un programa nacional de becas para poder retener a nuestros estudiantes, programas de tutorías, porque recordemos que en México existen casi 6 millones de jóvenes que no estudian ni trabajan, no trabajan porque no hay empleos y no estudian porque no pueden ir más allá de la secundaria, porque no tienen recursos.

Entonces, tenemos que rescatar a nuestra juventud de las garras de la delincuencia, yo creo que la mejor inversión que pude hacer México es esa, invertir en nuestros jóvenes. Todo lo anterior en cuanto respecta, pues, a la oferta educativa, pero también podríamos hablar de la calidad de la educación que es un tema sumamente importante, y ahí, bueno, hay dos pruebas que se han hecho, la prueba PISA, que consiste en los exámenes de ciencia, lectura y matemáticas, realizados en estas pruebas que se hicieron a 400 mil estudiantes de 57 países, desde luego incluidos los 30 de la OCDE, que equivalen al 80% de la economía global.

En esta prueba, de acuerdo a los resultados, los estudiantes mexicanos obtuvieron en la escala de ciencias el último lugar entre los 30 miembros de la OCDE, y el lugar 49 dentro de los 57 países a los cuales se les aplicó la prueba. O sea, el dato duro es que casi el 50% de los estudiantes evaluados en México no alcanzan el nivel de desempeño suficiente para los campos de lectura, ciencias y matemáticas.

En relación a la Prueba Enlace que aplica la Secretaría de Educación Pública, que mide las capacidades de los jóvenes, de aplicar conocimientos y habilidades en cuanto a comprensión, lectura, matemáticas, al mundo real, pues también hay un dato preocupante, verdad, donde el 80% de esos niños y jóvenes a los cuales se les aplicó la prueba, pues resulta que tienen niveles insuficientes a elementales.

Otro indicador de competencia es la informática. En el 2005 por cada mil habitante en México sólo 120 usaban el Internet, sé que ha avanzado mucho del 2005 al 2009, pero ese dato si lo comparamos con Estados Unidos por cada mil no tenían 120, sino tenían 556 usuarios del Internet.

Bajo este contexto, señor Secretario, y empezando por reconocer que los principales problemas de la educación obviamente se vinculan en la cobertura, como usted lo dijo en educación media y en educación superior, y que también otro problema la calidad, desde luego en financiamiento, porque no estamos de acuerdo con ese recorte que se está aplicando a la educación, ese 7.6% que está aplicando a la educación, porque es un área estratégica para el desarrollo de este país.

Al contrario, yo creo que los diputados tienen el reto de no permitir ese recorte, inclusive incrementar el presupuesto en educación pública. Ciertamente el problema en esta materia no se reduce solamente a superar las limitaciones de la oferta de los servicios educativos, sino habría que ver la calidad, la calidad de la educación donde tenemos que buscar, elevar la calidad mediante contenidos, programas y herramientas más adecuados.

Yo sí creo que se deben de revisar las currículas, que deben ser revisados los planes y programas de estudio, que debe revisarse la oferta educativa en este país. Hace un momento hablábamos de maestros titulados que no tienen empleo, desconozco el dato qué tantos, qué porcentaje, ojalá me pudiera dar esos datos; pero yo considero que debe planeación en ese sentido de no estar produciendo más maestros para que luego estén desempleados.

Pero lo mismo sucede en las carreras universitarias, hemos visto que están avanzando en programas académicos, pero están repitiendo los mismos programas académicos que ya están saturados ofreciendo inclusive nuevos campus universitarios, descentralizándose, pero con las mismas carreras, cuando realmente pudiera haber carreras estratégicas, carreras emergentes que respondan precisamente a la necesidad de su entorno regional y del país.

Creo que ahí hay una cuestión muy importante respetando desde luego la autonomía de las universidades, pero que tenemos que revisar la oferta educativa. Hay que solamente conducir los programas de seguimiento de egresados para darnos cuenta de la realidad, o simplemente ver a los compañeros que egresan de la Universidad con tantas ilusiones, después de quemarse las pestañas y que no tienen un empleo.

Yo creo que se tiene que revisar cuál es la demanda, porque hoy el sector oficial ya… una fuente potencial de empleo, tenemos que ligar, tenemos que vincular precisamente el sector educativo con el sector ocupacional, con el sector productivo, y eso, pues tenemos que realizar las reformas universitarias que se requieran.

Estos serían mis comentarios del recorte, creo que había otra por ahí, pero en todo caso la dejaría para la réplica, al final. Muchas gracias.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Muy bien. Ahora vamos a pedirle el uso de la palabra a la Senadora del Partido Acción Nacional, María Serrano, de Sinaloa, por tres minutos. Y ahora sí voy a estarles avisando…

-LA C. SENADORA MARIA SERRANO: Bueno, primeramente quiero agradecer tanto a la Senadora Judith Díaz, como a la Senadora Tere Ortuño, la oportunidad de poder hacer unas tres preguntas nada más en esta comparecencia, señor Secretario, a la cual le agradecemos mucho esté con nosotros.

Ya se ha comentado aquí el problema del analfabetismo que todavía México presenta algunas cifras, porcentajes que en mi punto de vista son altos; creo que aquí si nos gustaría preguntar qué políticas seguirá la Secretaría, claro que en coordinación con los Estados de la República, porque aquí no nos debemos olvidar que los Estados de la República, muchos de ellos no hacen el esfuerzo suficiente, no le ponen el interés necesario para que en los Estados reduzcamos significativamente el nivel de analfabetismo que tenemos en algunos de ellos.

Aquí yo creo que me gustaría conocer qué políticas van a implementarse, coordinadamente con los Gobierno Estatales, para avanzar en esta reducción del analfabetismo que tenemos en México. Por un lado.

Por otro lado, si me gustaría entrar a un tema, a un aspecto educativo que no se ha comentado aquí, y como siempre se ha manejado, si es cierto, tenemos a las poblaciones y comunidades indígenas siempre olvidadas de los temas más importantes de México, y en este caso el de la educación.

Usted bien sabe, señor Secretario, que la educación en los pueblos y comunidades indígenas, entre la población indígena, es donde más se presenta el rezago en los porcentajes de analfabetismo e incluso de infraestructura educativa en estos pueblos y comunidades indígenas.

Aquí, según los datos del segundo censo del conteo de población y vivienda de 2005 la población indígena analfabeta de 15 años o más es de un millón 479 mil 204 y en este sentido también tenemos más de 670 mil que no han podido incursionar en la educación básica.

Entonces nos preocupa mucho cual es la política en este caso y las acciones que no solamente la Secretaría de Educación va a proponer para acabar con este rezago educativo en el sector indígena, porque si hay algo muy importante para México es la inserción de nuestros indígenas al desarrollo social y económico no lo podremos hacer si ellos no tienen las mismas oportunidades que los demás para estar en los sistemas educativos para tener una educación, no solamente básica, sino media superior y superior.

Entonces, ¿qué tanto el Instituto Nacional de Educación para Adultos está participando en esas acciones de alfabetización en los pueblos y comunidades indígenas? Por ese lado es otra pregunta.

Y a mí me gustaría permitirme leer un comentario sobre el Informe del Presidente, una lectura, porque mi pregunta sería qué seguimiento se le está dando a estos programas. Dice “En los primeros 6 meses de 2009 la “GDI” suscribió un convenio con la SEP para impulsar el desarrollo de 28 Proyectos Intercultural y Bilingüe por un monto total de 48.1 millones de pesos entre los que sobresalen el diseño, creación, construcción, equipamiento y operación de la cabina de radio indígenas e intercultural y del Canal de la Universidad Intercultural del Estado de México; equipamiento de la Universidad Veracruzana Intercultural para favorecer los procesos de investigación y gestión educativa; plan de estudios para la carrera de ingeniería forestal sustentable para las Universidades Interculturales; acervo bibliográfico de la Universidad Intercultural del Estado de Guerrero; consolidación del equipamiento, infraestructura de programas educativos vigentes y coedición de libros y materiales educativos que promuevan el reconocimiento de la diversidad étnica, lingüística y cultural de México en colaboración con la red de Universidades Interculturales”. Qué tanto se ha avanzado estos proyectos, estos 28 proyectos para fomentar la interculturalidad y poder incluso dar cumplimiento a lo que se estableció en el Artículo Segundo Constitucional, a la obligación del Estado Mexicano de conservar la cultura indígena, promover, fomentar las lenguas indígenas en nuestro país y fomentar todo aquello relacionado con las costumbres y comunidades indígenas, buscando que en la educación para nuestros indígenas, para nuestros niños y niñas indígenas pueda haber esta posibilidad que nuestros sistemas educativos conlleven esa importancia de la interculturalidad, por un lado.

Por otro lado, qué tanto estamos avanzando en el fortalecimiento de las Universidades Interculturales que tenemos en México.

Gracias por sus respuestas.

-LA C. SENADORA PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Muchas gracias, Senadora.

Ahora vamos a escuchar la intervención del Secretario de la Comisión de Educación, por parte del Partido Revolucionario Institucional, también de Nayarit, el Senador Gerardo Montenegro.

-EL C. SENADOR GERARDO MONTENEGRO IBARRA: Muchas gracias. Secretario muchas gracias.

Hemos escuchado con atención su planteamiento inicial y hace usted un diagnóstico muy puntual y claro del estado que guarda el sistema educativo nacional.

Y ha sido también claro en las respuestas que ha dado a los Senadores que hicieron al inicio uso de la palabra.

Yo quiero ser en respeto al formato, al tiempo, muy específico y preguntarle. En su Informe del Presidente y en el apartado sobre educación, hace énfasis sobre el tema ya mencionado de la alianza por la calidad educativa y establece la alianza una serie de vertientes y cada vertiente un número importante de acciones para transformar, para mejorar el sistema educativo, sobre todo en el nivel de básica.

Quiero insistirle, Secretario, en el tema de la formación de maestros, porque parece ser que ahí tenemos una debilidad como sistema educativo.

El examen por ejemplo de concurso plaza revela que el maestro mexicano, independientemente de la calificación que obtuvo en el examen de plazas, tiene un rango aceptable o donde sale mejor librado es en el de habilidades didácticas. Esto es que el maestro mexicano sabe enseñar, aprende en la Normal a enseñar. Y podemos tener ciertas debilidades en función también del resultado del examen en lo que tiene que ver con contenidos, lo que debe enseñar el maestro mexicano.

Como entonces, Secretario, fortalecer a la educación normal; cómo replantear el modelo de educación normal; cómo regresar tal vez a aquel antiguo normalismo mexicano que le dotaba al maestro de un principio de solidaridad, identidad con su trabajo, de vinculación con la comunidad, de plena responsabilidad con la escuela y también como incorporar como modernidad de contenidos más amplios a la formación de maestro mexicano.

Segundo asunto, en lo que tiene que ver con formación. En el examen, al menos en mi Estado, discúlpenme que lo precise así, el 85, cerca del 90 por ciento de los maestros que resultaron aceptados y que ganaron una plaza en el concurso, son egresados de escuelas públicas, de Normales públicas, y el menor porcentaje es egresado de normales privadas. A la Normal Pública por cuestiones presupuestales se le restringe la matrícula y se limita a las escuelas, a las normales públicas a dos grupos, por especialidad, preescolar, primaria, especial y con el reconocimiento valioso oficial que tienen las escuelas normales privadas hay un poco de flexibilidad y esta matrícula en algunos casos no tiene límites.

Entiendo que también la matrícula reducida tiene que ver con el número de plazas que el estado tiene posibilidad de ofertar y de ofrecer a los maestros del sistema. Entonces cómo replantear a la escuela normal, y en otro aspecto, Secretario, el tema de la evaluación educativa, el acuerdo para la calidad educativa establece el diseño de un sistema nacional de evaluación como acción, aprovechando los recursos ya existentes en materia de evaluación, los organismos ya creados en evaluación o los procesos ya creados y conocidos.

Hemos estado acostumbrados a conocer los resultados de la evaluación del proceso de enseñanza-aprendizaje, se hacen públicos, cómo es el desempeño del maestro y cuál es el resultado de los niños. Es importante conocerlos y es importante hacerlos públicos, incluso la prueba enlace se convierte en al gran nota sobre el desempeño maestro, el resultado en niños o la prueba PISA y luego comparamos nuestros estándares y resultados con los estándares de otros países, y ahí vienen las críticas al sistema educativo nacional y a sus principales actores.

Sin embargo creo que la evaluación educativa debe ser un proceso integral como lo es la educación, y debe evaluarse también la participación de padres de familia a través de los órganos ya creados con la Ley en los consejos de participación social, de evaluarse la pertinencia, la puntualidad, la eficacia, el aprovechamiento de la infraestructura educativa, de los equipos didácticos, de la tecnología, de los apoyos financieros, el impacto que tiene todo este paquete de apoyos en el resultado del niño y del alumno, y claro, debe seguirse insistiendo en la evaluación del desempeño del docente y el resultado de alumnos.

Creo que la evaluación debe ser un proceso en donde todo actor del sistema educativo rinda cuentas, la pregunta específica, Secretario es, qué esperamos, qué podemos esperar, cómo vamos en la vertiente de educación educativa, en el diseño, la construcción de un modelo de evaluación educativa, que le dé fortaleza a nuestro sistema educativo nacional.

Gracias, Secretario.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Muchísimas gracias, señor Secretario de la Comisión, senador Gerardo Montenegro.

Aquí comentando, me tomé la libertad de dar de una vez las últimas dos intervenciones de la última ronda para que pueda contestar el Secretario y después vemos lo de la réplica si alguno de ustedes le quedó duda sobre alguna respuesta del señor Secretario.

Entonces tiene la palabra el Senador por Guerrero, del Partido de la Revolución Democrática, David Jiménez Rumbo, que sí tiene rumbo, verdad.

-EL C. SENADOR DAVID JIMENEZ RUMBO: Por supuesto.

Bueno, independientemente de que se hayan excedido en demasía los participantes, yo creo que nunca es suficiente a final de cuentas, por el interés que hay en el tema de educación.

Maestro Lujambio, pues bienvenido a este recinto legislativo, a tener este sanísimo ejercicio, republicano de rendición de cuentas, lo felicito, por supuesto, los felicito a todos.

Yo voy a iniciar con un tema que les comento, a nivel de inequidad educativa, no obstante que en el sistema educativo se ha logrado un avance al pasar del promedio de escolaridad en el país del 7.6 años en el 2000 a 8.4 años en el 2006, este avance pues no es totalmente alentador, dada la falta de equidad que existe entre las diferentes entidades federativas que implica que los estados más pobres y menos desarrollados pues tengan un menor índice de cobertura, eficiencia terminal y calidad educativa. En ese sentido, la pregunta, maestro Alonso es si bien es cierto que las diferencias educativas regionales son de antaño, y que la desigualdad que caracteriza a la realidad social del país se manifieste en las regiones, me gustaría saber cómo citó usted su proyecto educativo a largo plazo, considerando que la educación debe ser una política de estado a largo plazo, es una primera pregunta y la quiero complementar con una segunda y no abundaré, por supuesto en los indicadores que ya mi compañero de partido y otros más lo hicieron con mucha precisión. Por eso una vez en el tema de educación superior, sabemos que la educación superior atiende sólo un 27 por ciento de la demanda de este nivel y que de las 2 mil 314 instituciones que existen de educación superior la mayoría de ellas, la infinita mayoría de ellas privada, éstas han sido calificadas por muchos especialistas de que tienen una muy dudosa calidad educativa.

En este sentido hago una pregunta muy directa también, me gustaría conocer, porque ese tema no lo hemos tocado, incluso tuve una iniciativa en ese sentido para tratar de agarrar más a empresarios poco solidarios y serios de la educación, porque lo son, algunos servicios muy serios, pero son los menos, indudablemente. Me gustaría conocer los mecanismos que ha implementado para regular este tipo de universidades o centros de educación superior con el objeto de asegurar la calidad de los servicios educativos que éstos brindan, y si en esas acciones se encuentra considerado alguna modificación al acuerdo 279 por el que se otorga el reconocimiento oficial de Estudios a estas Instituciones que establezca criterios más rigurosos, con el objeto de evitar la posibilidad de fraudes educativos que de repente pues nos brinca con amplitud.

Y a esas dos preguntas le complemento con algunas inquietudes que se desprende de su participación inicial cuando señala que se ha visto reflejado un menor índice de deserción escolar cuando se aplica un sistema de becas, y yo le preguntaría y si no es así, le propondría que sería importante verificar que este tipo de becas tengan un impacto a la inversión educativa y ano vaya a ser una suma más al ingreso familiar para alimentación en término de otro tipo, que no repercuta a final de cuentas en la educación y entonces tengamos ahí muchachos empleados de la escuela.

Y por último un tema que me brincó, porque creemos que es una gran ventaja lo que usted planteó también al inicio y que así lo trató muy brevemente, me gustaría que pudiera ampliar cómo viene ese proyecto de universidad abierta a distancia. Creo que ahí puede ser una gran posibilidad, para que aquellas personas que careciendo de los tiempos oficiales de una universidad puedan destacar, aprender y desarrollarse de manera profesional, me gustaría profundizar ese tema, muchas gracias por la atención y creo que culminé los tres minutos, Presidenta.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: felicidades, compañero.

Ahora vamos a escuchar la intervención del Senador de Guanajuato, Ricardo Torres Origel.

-EL C. SENADOR RICARDO TORRES ORIGEL: Gracias Presidenta.

Lo malo de llegar al final y ser el último, para cerrar, es que luego ya quedan muy pocas cosas qué decir, pero además el tiempo también es corto, yo aprecio mucho la generosidad de las señoras y los señores senadores que han llegado hasta este momento a la reunión y aprecio mucho más la presencia del Secretario de Educación, del Maestro Alonso Lujambio aquí en esta reunión que ha sido particularmente enriquecedora.

He leído con detenimiento hasta donde me ha sido posible todo lo que corresponde en el informe del Estado que guarda la administración de la Administración Pública Federal, del Presidente Calderón, el tema específico de igualdad de oportunidades para todos, particularmente el tema educativo.

Desde el día de ayer he venido revisando con acuciosidad cifras, datos, números y finalmente es cierto que lo que no se evalúa y lo que no se mide y si no se hacen cortes de “cajas”, es muy difícil mejorar los procesos y los procedimientos, sobre todo si partimos de un proceso original de planeación.

No puedo dejar, pasar, señor Secretario, en ese momento la oportunidad e tocar algunos puntos que me parece que son importantes y desde luego algunas preguntas para ser acorde al sentido original de esta su presencia con nosotros, y me quiero referir a que, efectivamente, el 1º de febrero del año pasado fue promulgado por el Ejecutivo Federal la nueva ley, la ley que crea el Instituto Nacional de la Infraestructura Física Educativa.

No lo puedo dejar pasar porque, particularmente tengo la percepción, y lo digo con mucho respeto, particularmente por lo informado, o lo que encuentro yo en el documento, que transcurrido más de un año no se ha dimensionado a nivel nacional los alcances de esa nueva ley, y tampoco creo yo que se esté aplicando a cabalidad.

El propio informe del Ejecutivo revela que, al menos a este mes de junio, que puedo entender la fecha en que se hizo el corto de este informe, solamente 19 de las 32 entidades federativas han cumplido con la disposición del décimo transitorio de esta ley, que señala la obligación en los estados de constituir a sus organismos estatales de infraestructura educativo, sus “INIFED” locales.

Todos conocemos este proceso de descentralización, que no se llevó finalmente a cabo cuando existía aquel “CAPFCE”, pasaron muchos años y no llegó a término.

Yo recuerdo al Secretario de Educación anterior, predecesor de usted, que alguna vez me dijo: “Que no sabía qué hacer con ese organismo”.

Y yo descubrí en ello que había un área de oportunidad extraordinaria que no se había dimensionado suficientemente, porque aquí se ha dicho con certeza que más del 90 por ciento del Presupuesto de la Federación o del Presupuesto Nacional, superior a los 7 mil 62 millones de pesos que se destinan a la educación del país, son particularmente para gasto corriente. Yo quiero entender que ese gasto corriente siempre será el pago de las plazas del magisterio, y una parte de las cuestiones administrativas, pero muy poco a la cuestión de la infraestructura.

Hablar de la calidad de la infraestructura o de la calidad de la educación, tiene que ver con todo lo que se ha puesto aquí; tiene que ver con todos los programas que ya existen, inclusive, habría que hacer un diccionario especial para poder poner los nombres y las siglas de todos los fondos y los programas que existen en el tema educativo, desde el programa de “Mejores Escuelas”, “Mejores Espacios”, “CONAFE”, “Fondo de Infraestructura”, “Fondo de Ampliación de Cobertura”, “Fondo de Innovación”, “FAM”, “FAET”, “Ramo 33”, “Programa de Fortalecimiento”, “PIFI”, “FOMEX”, “FIUPEA”, “FIFIP”, “PAC”, “PAOLA”, no estoy hablando en Chino ni en Cantonés, son las siglas de todos los programas que hay entre el “PROMIN”, el “PROMET”, y todos los que ustedes se puedan imaginar. Yo creo que aquí necesitaría uno, de verás encontrar, pues claridad en esto.

Pero no podríamos, inicialmente, hablar de la calidad en educación, sin el tema en infraestructura. Yo he querido insistir en ello porque, esto está vinculado particularmente con un tema de fondo, está vinculado con el tema de la gratuidad, el que se ha hablado; se ha hablado de la transparencia.

Nosotros aquí en el Senado, en esta comisión misma, llegamos a discutir la simulación que vivimos en el país sobre el tema de la gratuidad, porque nosotros no hemos podido establecer una norma, las normas con mayor precisión en la Ley General de Educación, para hablar de esas famosas cuotas voluntarias que son constitucionalmente inexistentes, a partir del tema de la gratuidad, pero que vienen a cubrir de alguna manera las necesidades que siguen teniendo en cada escuela miles y miles y miles y miles de escuelas, más de 250 mil, hasta donde yo me quedé.

Entonces, aquí mi pregunta sería. ¿Qué acciones ha tomado la Secretaría de Educación, primero, en este organismo de coordinación nacional con las autoridades educativas, porque a más de un año y vencido el plazo para el cumplimiento que establece la ley, 19 solamente, entidades federativas, tienen este organismo constituido?

Primero.- El objetivo de la ley era, particularmente, establecer una entidad coordinadora de las acciones relativas a la infraestructura, a la rehabilitación, al mantenimiento de los planteles educativos.

Hace algunos años nosotros promovimos el establecimiento de un diagnóstico sobre el problema de la infraestructura educativa. Se requerían 60 mil millones de pesos para poder cubrir tan solo la rehabilitación y el mantenimiento, mantenimiento mínimo en el tema de la infraestructura, porque las escuelas están en estado de deterioro continuo, y porque es insuficiente el recurso.

Este programa de 60 mil millones, donde hay mucho dinero desperdiciado que se queda en la operación de tantas siglas y programas y reglas de operación que hay, si se ha cuantificado eso porque, pues, “Poco el amor, y gastarlo en celos”, como decía alguien por ahí, “Ser tan poco y tan escaso el dinero para resolver problemas tan de fondo como estos”.

Y entre tantas siglas como las que acabo de mencionar: reglas de operación para todo y para cuántos, en cada Estado hay una dispersión extraordinaria de lo que aquí ustedes han llamado con mucha elegancia: “El archipiélago”, no solamente de los organismos, sino de los programas, para mí, son los micro esfuerzos macro desintegrados en un asunto tan complicado como lo es la parte de la educación.

Entonces, en ese sentido va mi primer planteamiento. ¿Qué ha pasado con el “INIFED”?

¿Hasta dónde se ha dado respuesta en esta parte?

¿Cuál ha sido la reacción y la respuesta de los estados, que yo hasta donde veo es, la verdad insuficiente? Que 19 de 32, yo diría: la diferencia, que solamente hayan cumplido con la disposición que establece en la ley, que también les obligaba a ellos.

Podría seguir tocando mil temas. A mí me da hasta pena ajena saber que en el concurso de plazas, 7 de cada 10 maestros que participaron, hayan reprobado.

Lo que yo escucho, que solamente 2 normales hayan tenido un alto nivel de rendimiento, porque finalmente, este concurso de plazas, celebro lo que estoy escuchando, porque no es nada más el método para poder seleccionar a los maestros, es el resultado que arroja la estadística de esos resultados para poder identificar un problema existente. Esto no se había hecho antes, y eso es digno de mención. Hay que decirlo.

Yo todavía he escuchado, a quienes dicen: “Que los maestros que se van a jubilar, guardan su placita, esas canicas guardadas en la bolsa, secretario, que usted menciona, que el maestro jubilado o el maestro que está para jubilarse tiene un acuerdo con el líder del sindicato, con el secretario de la sección, para vender la plaza en 70 mil pesos. Tengo denuncias de ese tipo en mi Estado, en Guanajuato, que usted mencionó. Y esto que ocurre, pues sigue ocurriendo en todos lados.

No hemos resuelto el problema, es cierto que ha habido avances. A mí me pareció muy positivo lo que se ha hecho, pero yo sí creo que sigue habiendo problemas de corrupción entre la relación de las plazas, particularmente por un sindicalismo mal entendido, creo yo, o por las prerrogativas que han dejado las relaciones poco claras en algunos sindicatos, y no me quiero referir particularmente al SNTE porque, sé que han hecho un gran esfuerzo, sin embargo, esto sigue existiendo.

Y digo que me da pena ajena, aquí el punto es, y viene la pregunta. ¿Qué va a pasar con esos 7 de cada 10?

¿Qué procedimiento llevará la Secretaría de Educación para resolver el problema que tenemos con las normales, la Universidad Pedagógica Nacional?

¿Cuánto tiempo van a subsistir? y no porque las normales sean malas, yo salí de una de ella, yo me formé y me tocó padecer tres cambios de planes y programas durante mi carrera como normalista. Y me tocó pasar de la Normal a la Universidad Pedagógica.

Y aquí la pregunta es. ¿Cuánto tiempo van a subsistir dos programas, que aparentemente no convergen en el mismo punto, que es la formación de nuestros maestros?

¿Y durante cuánto tiempo nuestras inscripciones de formación de maestros van a seguir siendo generadoras de desempleo, y particularmente con ese nivel particular de educación?

Porque además lo grave aquí, no es solamente lo mal que manifiestan estas evoluciones el estado que se encuentra el sistema de educación en las Normales.

Más grave es aún, que pasó antes, que esos maestros cuando no se concursaba la plaza, si no entraban siempre los mejores, están frente a un salón de clase.

Habría muchas más cuestiones, quiero dejar solamente, al final, en la mesa, el tema del Conapase, a nivel nacional, se ha implementado, no se ha implementado, esto siempre… hubo temor a que se convirtiera pues en una olla de grillos, pero finalmente, bueno, pues ahí está, yo creo que tenemos muchos pendientes por delante.

Y finalmente celebro que los planes de educación cívica y ética, se hayan finalmente publicado, en marzo del año pasado. A mí me interesaría mucho saber, cuál ha sido el resultado de la evaluación de estos planes y programas, que sé, que están todavía hay en ciernes.

Muchísimas gracias por su atención, señor secretario.

-LA C. PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: Muchas gracias, senador Torres Origel.

Miren, hemos terminado la ronda de las intervenciones de los senadores. Debo pasar a preguntar si alguien tiene alguna réplica, pero si quisiera aquí ser muy precisa, la réplica es para decir, me parece que no me contestó, no me quedó claro, no es para una segunda intervención, y esa réplica dice el formato, aprobado por el pleno, es que es de un minuto por senador.

¿Alguno de ustedes tiene interés en utilizar el derecho de réplica?

Perdón… tienen razón, discúlpenme, perdón, tienen toda la razón, perdón, perdón…

Hay que decir que el secretario, con tantas contestaciones y con tantos papeleos que maneja no ha cometido ningún error, y yo ya cometí el primero y garrafal.

Entonces, por favor, señor secretario, conteste las preguntas de esta segunda ronda, que comprimimos la segunda y tercera en ella.

-EL MTRO. ALONSO LUJAMBIO IRAZÁBAL: Con todo gusto. Gracias, senadora.

Don Ricardo, gran parte de lo que inspira la reforma integral de educación básica y también la reforma que crea el Sistema Nacional de Bachillerato, tiene por objeto y esto se ha dicho insistentemente, y quizá no se ha explicado con suficiente claridad, potenciar las habilidades, las destrezas, las competencias de los jóvenes para enfrentar una vida, crecientemente compleja y una economía crecientemente competitiva.

Pero, no quiero acentuar en este momento, tampoco, el elemento económico, sino el elemento de formación para la vida, que supone estas dos grandes reformas.

Usted ha dicho con razón, una educación que dignifica, una educación que libera. Yo coincido con estos valores, que deben de modular la acción educativa de la Secretaría de Educación Pública.

Déjenme ejemplificar, cómo es que estos valores se están guiando en buena medida la reforma, particularmente de Educación Media y Superior.

Se ha desarrollado un esquema, que de algún modo genere un empate de desarrollo de competencias, en el conjunto, muy diverso, se ha discutido aquí ya muy enfáticamente de sistemas de educación media superior.

Las competencias genéricas, las competencias disciplinares y las competencias profesionales. Yo estoy especialmente interesado en las genéricas, si le soy franco.

Porque qué importante es que los jóvenes, aprendan en el sistema educativo, cabalmente, a comunicar sus ideas.

Cuantos empleadores nos dicen, que sus empleados recién egresados de los institutos educativos, no saben comunicarse, no se diga por escrito, sino incluso verbalmente. Necesitamos desarrollar ésta específica y extraordinariamente importante habilidad-destreza, capacidad, competencia.

Otro de los elementos que quiere impulsar este ámbito de las competencias genéricas, es, el de la fijación de posturas y de la iniciativa propia. Porque es necesario desarrollar en nuestra propia cultura, digamos, el valor personal de fijar postura ante los dilemas que se presentan en la vida y presentar también iniciativa propia, para la libertad y para la dignidad de la persona.

Es especialmente importante también desarrollar una competencia crecientemente relevante en el mundo, en el mundo laboral, en el mundo social, es el trabajo en equipo. Con demasiada frecuencia nos encontramos con que esta habilidad, esta destreza no la hemos desarrollado cabalmente.

Déjenme comunicarles o transmitirles una vivencia muy personal. En mi trayectoria como funcionario público, por primera vez ocupo un cargo, digamos, estrictamente unipersonal. Fui miembro de cuerpos colegiados, en el IFE al Consejo General, en el IFAI, el pleno del Instituto.

Que difícil desarrollar una cultura del cuerpo colegiado. Ustedes quizás porque han sido eventualmente diputados muchos años, ya la han desarrollado; pero creo pues que ésta es una competencia fundamental, que tiene que desarrollarse entre los niños y los jóvenes.

Otro aspecto que se olvidó mucho tiempo en el sistema, y que por fortuna ha regresado, es el de la formación cívica y ética.

Y éste es un asunto, creo ahora entender lo que me estaba transmitiendo el señor senador Leal, de Sinaloa, y es que, generalmente se confunde que un sistema educativo, que promueve valores, está mezclando la religión con la educación; y eso es absolutamente equivocado y falso.

Un sistema educativo tiene, tiene que transmitir valores, axiología, inclinaciones valorativas y preferentes, en relación con las opciones que se le presentan en libertad a las personas. Por lo tanto, un énfasis en ética y en cívica de relación humana, de vinculación con la diversidad de tolerancia, es especialmente importante en este conjunto de competencias genéricas.

La interculturalidad es otro elemento, senadora, lo subrayo aquí también, de los claves, a mi juicio, en el desarrollo de competencias genéricas.

Y por supuesto están otros elementos. El gozo estético frente a la belleza del arte, la socialización de los valores claves para la práctica de la salud, el desarrollo sustentable. Estos elementos que le acabo de mencionar, senador, tienen que ver con las competencias genéricas, que en el pasado no desarrollaron armónicamente el conjunto de las instituciones de educación media superior.

Lo que queremos es que todas, de un modo u otro, con algún énfasis, aquí o allá, desarrollen todas estas habilidades importantísimas para la dignificación de la persona en libertad.

Están por otro lado las competencias disciplinares, las matemáticas, las humanidades, la comunicación, la lectura, la escritura, y por supuesto las profesionales, las básicas y las extendidas, formaciones elementales para el trabajo y el nivel técnico.

Yo creo que es muy importante, senadores, que la educación media superior desarrolle, también, habilidades concretas específicas para el mercado.

Debo de decirle, por ejemplo, que una empresa de ópticas, no voy a mencionar su nombre, ha entrado en contacto con Conalep, para que sus optómetras salgan e inmediatamente obtengan un trabajo en estas empresas de optometría. Y lo que requiere para el desarrollo de sus labores, son determinadas destrezas y habilidades, que Conalep ya está dándole a sus egresados, que van a ir como optómetras a realizar estos trabajos.

Creo que este vínculo entre sector productivo y sector educativo, es algo que no hemos desarrollado con suficiencia; pero tanto educación media como superior, están trabajando en ello.

Terapia respiratoria, alimentos y bebidas, asistente y protesista dental, refrigeración y aire acondicionado, redes de distribución eléctrica, operador de autotransporte, en fin, son algunas, hay 250, y mencioné apenas diez, de las específicas habilidades y destrezas que la educación media está queriendo desplegar.

Déjeme contestar a su pregunta, sobre el ejercicio de la autoridad.

Esta Secretaría de Educación Pública, bajo ninguna circunstancia, senador, por ningún motivo renuncia a ejercer cabalmente su autoridad.

Y esto, es hoy y lo será siempre, en tanto yo, por supuesto, sea titular de la Secretaría de Educación Pública.

Debo, sin embargo, de reconocer, con toda claridad, como lo hago para distintos actores centrales del sistema educativo en media superior o superior, que en muchos casos estamos ante la realidad indubitable, de que los operadores de las reformas, en el ámbito de la educación básica, van a ser los maestros.

Si no hay un diálogo abierto, claro, exigente pero muy franco con los maestros de México, las reformas simple y sencillamente no van a prosperar; déjeme ponerle un ejemplo, escuela siempre abierta, este es un programa que si no hay un diálogo, y una concertación con los maestros, pues no tienes maestros con los cuales tener siempre abierta la escuela; si no socializas el programa, si no los preparas para el mismo, si no generas condiciones de viabilidad, y eso se genera con socialización, con diálogo, con comunicación, y eso es lo que estamos trabajando con el sindicato, generar las condiciones que propicien que hagan viables los programas que establece tanto el programa sectorial como la propia alianza por la calidad de la educación.

Debo decirle, por otro lado, que el concurso, la experiencia del primer concurso del año pasado y la del segundo también demuestra la importancia radical de una buena comunicación.

El primer ejercicio está marcado por el ser primero, yo creo que fue muy exitoso, se puede ver desde distintas perspectivas, Morelos fue un caso muy particular, muy socialmente conocido, un problema derivado del modo en que se aplicó el concurso, pero creo que en la medida en que después del concurso, del primero, Secretaría de Educación Pública y Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación entraron a un análisis y a un diagnóstico de qué había funcionado bien y qué había fallado, sin duda contribuyó a un concurso, el segundo a nivel nacional, este año, mucho más terso, más institucionalizado, más rutinizado, en buena medida, insisto, porque las dos instituciones fueron capaces de problematizar con claridad qué había fallado, y qué había funcionado correctamente.

Yo debo decirle, desde el 6 de abril de 2009, que tomé la titularidad de la Secretaría de Educación Pública, dije, con todas sus letras, y esto fue quizá mal leído por algunos actores de la opinión pública, que yo venía a la Secretaría de Educación Pública a hacer política, porque yo creo en la política, creo en la dignidad de la política, en la política como acción concertada y dialogada con fines, intereses comunes y de bien común, por lo tanto, lo que yo debo hacer desde la titularidad de la Secretaría, senador, es de la más, con la más enfática buena fe, entrar en diálogo con los actores, siempre en el entendido de que la autoridad en materia educativa es y será sistemáticamente la Secretaría de Educación Pública.

Déjeme hacerle un comentario puntual sobre educación abierta y a distancia, porque también el Senador David Jiménez Rumbo nos ha hecho una pregunta al respecto, y me parece de especial relevancia tocar este tema.

Efectivamente la Secretaría de Educación Pública en las próximas semanas inicia ya cabalmente el sistema de educación superior por medios electrónicos.

Déjenme comentarles básicamente el modo en que nos vamos a organizar.

Estamos ante seis ingenierías, seis licenciaturas, y un técnico superior universitario; es decir, vamos a ofrecer de entrada trece programas de educación superior.

Vamos a contar con 130 centros de acceso universitario distribuidos en todo el país, aquí el papel que van a jugar las universidades públicas es muy importante, porque no va a ser un esquema, digamos, abierto y a distancia plena, déjenme ponerlo así, va a haber la necesidad de que haya acompañamiento de los estudiantes en este programa en las universidades, y las universidades públicas han estado en permanente contacto con nosotros para instrumentar un sistema que pueden hacer con prácticamente 12 mil estudiantes, estamos pensando que el país alcanzará una cifra mucho más relevante de estudiantes por esta vía en el corto plazo, senadores, y creemos que esta vía debe ser socialmente valorada.

Yo entiendo que un joven de 17, 18 años no se entusiasme mucho con la idea de no asistir, presencialmente a la universidad, sino hacerlo a través de un mecanismo a distancia, porque también hay un proceso de socialización muy importante de la juventud en el espacio educativo universitario.

Sin embargo, creo que hay que valorar estos mecanismos, hay que dignificarlos socialmente para que sea explotados a cabalidad, no solamente por los jóvenes, sino incluso por gente mayor que ya después de la edad para ir a la universidad, digamos, de manera más ortodoxa, está más que dispuesto a empezar a adquirir nuevos conocimientos en la vía de la educación superior, precisamente por esta ruta tecnológica que hoy se nos ofrece.

Don Antonio Mejía, qué importantes los temas que usted pone sobre la mesa. Nos hablan ciertamente de rezagos, senador, históricos que resulta de especial complejidad derrotar.

El rezago en 2006, este gobierno se encontró con un rezago del 45.7 por ciento de la población, efectivamente. El nivel de analfabetismo, en el 8.1; sin primaria de mayores de 15 años, como usted ya lo mencionaba, el 14.4 por ciento de la población; y sin secundaria, el 23.2.

En 2009, qué tenemos, en el analfabetismo pasó de 8.1 a 7.7; sin primaria, rezago específicamente en este rubro, del 14.4 al 12.8, aquí hubo un esfuerzo importante creo del Instituto Nacional de Educación para Adultos; y sin secundaria, aquí es más difícil derrotar el problema, pasamos de 23.2 a 22.8, .4, puntos porcentuales solamente de avance, digamos, en la lucha del rezago en secundaria. Por lo tanto, pasamos de un rezago de 45.7 por ciento en 2006, a 43.3 en 2009.

Sí hay una labor aquí muy importante que desplegar, señor senador, y este es uno de los puntos que a mí más me interesa enfatizar en estos tres años que quedan de este gobierno. Y se lo digo, a partir también de experiencias personales que me hacen también aprender como Secretario de Educación.

Estuve en Chilapa, recientemente, en la zona de la Montaña de Guerrero, y pude ser testigo de mujeres indígenas que cuando tienen 52, 53 años, 60 años optan por aprender a leer y a escribir, y es realmente emocionante como pocas cosas, lo digo como Secretario de Educación Pública ver a una mujer indígena de 55 años, leyendo por primera vez, y esta es la experiencia, senador Ricardo García Cervantes, más liberadora sin duda que esta mujer pudo vivir, y además lo dijo con elocuencia, y nos emocionó a todos en Chilapa.

Creo pues que uno de los trabajos más importantes, liberadores de la conciencia humana y de la posibilidad de ejercer la libertad humana es precisamente enfrentar el rezago, y créame, aquí vamos a poner un énfasis muy particular en estos tres años que nos faltan.

Debo decirle, por otro lado, senador, que la deserción también hemos avanzado en este campo, para el ciclo escolar 2008-2009 el porcentaje de deserción en educación básica que ha sido baja, usted lo sabe, históricamente fue de 1.1; para el ciclo escolar 2009-2010 se tiene contemplado una meta de 1 por ciento. En realidad la deserción en educación básica no es particularmente alta.

A mí me preocupa especialmente la educación, la deserción en educación media superior, para el ciclo escolar 2008-2009, el porcentaje de deserción fue de 15.7 por ciento, y para el ciclo 2009-2010 se tiene contemplada, todavía están los datos por ser procesados, una deserción de 15.1, es decir, estamos robando .6 puntos porcentuales a la deserción, hombre a partir de un nivel de 15.

Yo creo que es particularmente importante ciertamente aquí el sistema de becas, uno de cada cuatro, sino mal recuerdo, uno de cada cuatro estudiantes de educación media superior está recibiendo una beca, y se la estamos dando precisamente a las familias de los “deciles” más desprotegidos, de menor ingreso.

Creemos que este impacto, que este nivel que ya estamos viendo de reducción de la deserción tiene que ver precisamente con esta política pública de fondeo.

Ahora, debo decirle, senador, tiene usted toda la razón, sí hemos observado eso; hemos observado que hay familias que incluso mandan a sus hijos a los programas en donde es más fácil obtener una beca, independientemente de su propia preferencia vocacional, esto lo hemos observado, y quisiéramos incluso empezar a modificar las reglas, esto es lo que tenemos que discutir con las universidades públicas estatales y federales, modificar el sistema de incentivos para que algunos de los programas más difíciles, que son los de ciencias exactas para el promedio del estudiante mexicano, sean premiados con una beca un poco más jugosa. De manera que de algún modo sobre salga la posibilidad de que la ruta hacia allá se fortalezca.

Este es un tema delicado que tenemos que analizar con mucho cuidado con el sistema en su conjunto de educación superior.

Pero debo enfatizarle otra cosa, don Antonio, que creo que es importante de su exposición y también de la rueda anterior, quizá un tema que no mencioné con suficiente y que creo que debo de subrayar.

La manera, digamos, de compararnos complacientemente pues sería estableciendo mediciones y evaluaciones de México con países de nivel de desarrollo similar o inferior.

La decisión que ha tomado México de compararse sistemáticamente con los países de la OCDE es una decisión de Estado que nos colocan en el nivel de exigencia más subrayado, porque estamos en la cola.

Ya sabíamos que íbamos a estar en la cola, aún así México optó por meterse este contexto de exigencia y me parece especialmente valioso. Toda reforma educativa, señores senadores, toda reforma educativa es por definición estructural, si quiere tener éxito. Y toda reforma estructural por definición encuentra resultados positivos en el mediano, largo plazo.

Sin embargo las evaluaciones las estamos viendo sistemáticamente en el corto plazo. Por lo tanto este gobierno va a estar sometido a un ejercicio de crítica social sistemático, porque no van a reflejarse en las mediciones que hay internacionales y nacionales en el cortísimo plazo los efectos, digamos, productivos, socialmente útiles de la reforma que se implementa. Y aún así el gobierno ha optado y someterse sistemáticamente a ese escrutinio público y a ese contexto de exigencia. Creo que es especialmente importante.

No me sorprende, senador, que en la prueba PISA salgamos muy mal. Me sorprendería que el extraordinario esfuerzo que estamos implementando para mejorar la calidad de educación no hubiera en cuatro, cinco años ya en la prueba PISA modificaciones ya importantes que nos hagan pensar que efectivamente están teniendo resultados nuestros esfuerzos.

Debo decirle, por lo demás, que matemáticas es un tema especialmente sensible para la Secretaría de Educación Pública.

Le he pedido al Subsecretario Székely que le tome la palabra al director del CINVESTAV, del Politécnico Nacional, que nos ha ofrecido que su instituto de investigación educativa en materia de matemáticas se ponga al servicio de la Secretaría de Educación Pública para perfeccionar esto que es uno de los principales problemas de nuestro sistema educativo.

No hemos sabido, quizá, enseñarles a los chicos la pasión y el gusto por las matemáticas, sigue siendo un asunto que culturalmente se percibe como un lastre y esto es algo que tenemos urgentemente que modificar. Yo creo que el esfuerzo por lo demás que han hecho algunas instancias vinculadas al Colegio Nacional y en relación con sus científicos son muy importantes, pero la escala del esfuerzo ha sido limitada porque aquí estamos hablando de 220 mil escuelas en la educación básica.

Yo insisto, toda modificación que queramos hacer en el sistema tiene que tener una reflexión clara. La escala, México es el treceavo país más grande del mundo, hay 192 países en la ONU y México es el 13, en términos poblacionales y en términos del tamaño de su economía; y en términos por supuesto también muy importante de la dispersión de su población. Cualquier esfuerzo educativo se enfrenta por supuesto con un dilema de ejecución y de logística y de implementación muy complejo.

Senadora, quisiera ofrecerle, si me lo permite, enviarle a sus oficinas información lo más certera posible de la cuestión de la educación indígena y del esfuerzo que estamos haciendo.

Ya he hecho algunas reflexiones sobre la lucha contra el analfabetismo y el modo en que vamos a poner especial énfasis en este problema. Pero me gustaría ser especialmente cuidadoso en el modo en que yo le responda en relación con educación indígena. Déjeme hacer alguna reflexión sin embargo muy general.

Los contextos bilingües y multigrado son, digamos, de los retos más importantes del sistema. La profesionalización docente para el desempeño especializado en contextos bilingües es bien compleja y tenemos que trabajar creando redes de profesionales de la educación indígena y especialmente en CONAFE, la permanencia de estos esfuerzos.

Necesitamos mapas curriculares y metodológicos didácticos para las aulas bilingües e interculturales porque estamos en un proceso de reforma en este campo que es importante cuidar.

Se distribuyeron en 2009 el doble de materiales impresos respecto de 2008 en primaria y preescolar indígenas. Se está haciendo un esfuerzo particular en la impresión de materiales didácticos, incluso en lenguas indígenas. Pero tiene razón el senador que subrayaba que no es fácil imprimir amplísimamente documentos indígenas, documentos en lenguas indígenas, perdón senadora, en buena medida porque uno de las principales lenguas indígenas que es el náhuatl tiene muy diversas expresiones que varían incluso de comunidad en comunidad a distancias muy cortas.

Por lo tanto tenemos que ser especialmente cuidadosos en no desperdiciar recursos escasos con materiales educativos que finalmente no sean cabalmente útiles para todos.

La deserción indígena es del 3 por ciento, más o menos el doble de la cifra nacional y esto es lo que especialmente resulta inquietante, senadora.

Creo que en la medida en que CONAFE, perdóneme senadora, potencie la capacidad de sus trabajos, lograremos perfeccionar nuestra acción educativa en el ámbito indígena. Pero permítame mandarle información mucho más puntal si me lo permite a sus oficinas, senadora, sobre este punto tan importante que usted pone sobre la mesa.

Don Gerardo, mire, usted pone sobre la mesa uno de los temas creo más complejos de cualquier sistema educativo, dice el tema de la evaluación.

La evaluación compleja, como usted lo plantea, no una evaluación del maestro, sino del conjunto de los elementos del sistema educativo que están en juego.

Déjeme ponerle un ejemplo que ilustra la complejidad de la construcción de un sistema nacional de evaluación.

Yo estoy muy esperanzado de que el Instituto Nacional de Evaluación Educativa ilumine el juicio de la Secretaría de Educación Pública en su vinculación especialmente con el Sindicato en el establecimiento de este sistema.

Pero quiero ejemplificar los dilemas en relación con uno de los puntos más importantes, a mi juicio, de la alianza por la calidad de la educación que es la política de estímulos a los buenos maestros.

¿Cómo estimular individualmente a los buenos maestros?

En el entendido de que, y esta es la primera reflexión que quiero compartir con usted, acaso la comparta, un buen maestro en una escuela de Monterrey que tiene excelentes resultados en la aula lo podemos trasladar a la zona vecina de San Cristóbal de las Casas, en Chiapas, y enfrentarse con que su rendimiento baja.

Y no es porque el maestro haya cambiado, estamos hablando exactamente del mismo maestro; sino que está enfrentando un contexto socio económico cultural muy diverso. Pongo un ejemplo muy obvio.

Que tiene que ver con la experiencia que viví en Chilapa últimamente, en Guerrero.

Un niño de esa escuela, tercero de primaria, en Nuevo León, cuyos padres saben leer y escribir, tiene por definición un coadyuvante para su formación en la casa, porque si tiene que hacer tarea y su madre y su padre le ayuda, van acompañándolo en esta compleja labor educativa.

Un niño en la vecindad de San Cristóbal de las Casas cuyos padres no saben leer y escribir se enfrenta con un problema estructural, no le pueden ayudar en casa.

Pongo simplemente este ejemplo muy sencillo, si ustedes quieren. Y seguramente ustedes han hecho estas reflexiones mucho más profundamente que yo como senadores especializados en el ámbito educativo.

Lo que quiero decirles es que evaluar sin tomar en cuenta las condiciones ambientales del proceso educativo es una labor condenada al fracaso. Y sin embargo sí debo decirlo también, me he encontrado con expertos que tienen una diversidad enorme de lecturas sobre la evaluación y esta Secretaría va a tener que tomar una decisión que seguramente no van a compartir todos los especialistas. Hay que tomar decisiones en la materia.

Todo sistema de evaluación va ser perfectible, tenemos que encontrar uno que genere un equilibrio y que nos permita avanzar, porque si estamos buscando lo perfecto, pues lo perfecto es enemigo de lo bueno y nunca vamos a encontrar un sistema que nos satisfaga cabalmente a todos.

Déjeme, insisto, ejemplificar para la distribución de estímulos. El Presidente incluso ha sido muy enfático en este punto, y creo que tiene razón, estimulemos económicamente al buen maestro. Nos hemos encontrado, sin embargo, en la Prueba Enlace algo que es muy significativo. Las buenas escuelas generalmente se componen cuando se les agrega la información de buenos maestros.

A las escuelas a las que les va mal en el Enlace, generalmente cuando baja uno al nivel de talle, pues se encuentra con que la suma, pues es una suma de partes, y las partes también tienen problema. Es muy raro encontrar muy buenos maestros en escuelas en general mal evaluadas, y es muy raro encontrar también muy malos maestros, permítanme ponerlo así, en escuelas que en general están bien evaluadas, ¿por qué? Porque las escuelas las hacen los maestros.

Entonces, para distribuir estímulos a un buen maestro en aula, pues tenemos la Prueba Enlace, pero la Prueba Enlace no se levanta en primero de primaria, no se levanta en segundo de primaria, por ejemplo, ni en preprimaria; pero quédense en primero, segundo y educación física. Si vamos a premiar a los buenos maestros nos enfrentamos con un problema, no levantamos la Prueba Enlace en primero y en segundo, por lo tanto no podemos premiar a los buenos maestros de primero y segundo, ese es un problema de justicia elemental.

¿Cómo que premian algunos maestros de unos grados y no de otros, porque la Prueba Enlace no es universal? Y no es universal porque es imposible hacerle una Prueba Enlace a un niño de primero y segundo de primaria, porque difícilmente sabe llenar el huequito con el lápiz, porque no tiene todavía el pulso para hacerlo, porque eventualmente todavía no lee con claridad y con la velocidad que requiere una prueba de esa naturaleza, no puede levantar esa prueba.

Tenemos un problema ciertamente de diseño del elemento evaluatorio. Ahora, es el que tenemos hoy en día, entonces ¿qué hemos optado? Y esto ya lo hemos visto con cuidado con el Presidente. A las buenas escuelas vamos a premiar a todos sus maestros para no incurrir en el problema de premiar a unos y no a otros; pero también vamos a premiar a los buenos maestros en contextos especialmente críticos para ellos.

O sea, una escuela que en general ha sido mal evaluada y encontramos ahí uno, dos maestros bien evaluados vamos a premiar a esos maestros. Por lo tanto, insisto, vamos a estimular a los buenos maestros, a todos los buenos maestros, más bien a todos los maestros de las buenas escuelas y, por otro lado, específicamente a los buenos maestros de las escuelas que tienen algún problema.

De manera que avancemos en esta política, no es perfecta, créanmelo, no es perfecta porque todavía no tenemos un instrumento que logre evaluar estandarizadamente a todos los maestros en todo el sistema educativo; pero si no rompemos la inercia y empezamos a generar una política de estímulos que asocie una mejoría en tu ingreso con una mejoría en tu acción educativa, pues difícilmente vamos a generar los incentivos que tenemos que alinear.

Don David, usted subraya la inequidad de la calidad educativa entre los estados, y se pregunta con toda razón ¿qué hacer al respecto? Don David, yo no tengo duda, mi respuesta es: tenemos que discutir, rediscutir la fórmula del FAEB. Yo insisto en que la fórmula ha sido un avance, les ha dado certidumbre a los actores, ha generado con buena fe incentivos para que los actores del sistema educativo centrales, que son los estados de la federación, le metan dinero a la educación.

Pero me temo que los resultados están siendo regresivos y la inequidad que usted subraya me temo que se va a ir subrayando sistemáticamente en el cortísimo plazo, porque, insisto, cuando uno hace una regresión, digamos, de los datos y los lleva uno hacia el futuro, la velocidad con la que unos ganan sistemáticamente y otros van sistemáticamente perdiendo recursos es realmente impresionante. Estamos, sí, ante un problema estructural que ojalá podamos atender con todo cuidado.

Señores, un tema muy importante, y yo estoy consciente de esto, a pesar de que estaba llegando a la Secretaría de Educación Pública, ustedes estaba por votar en el Pleno del Senado una gran reforma a la Ley General de Educación, y nos temas que se quedaron en el tintero, entiendo, de su trabajo legislativo es el del RVOE; y sí, efectivamente es un tema muy delicado.

Yo le diría, Senador Jiménez Rumbo, que tenemos tres instancias que ofrecen el RVOE, y es uno de los problemas centrales. Por un lado la SEP, por otro lado la instancia del ámbito de educación de las entidades federativas e incluso las instituciones de educación superior, públicas, autónomas, pueden ofrecer el RVOE.

Entonces, estamos ante un problema de falta de homologación de los criterios para evaluar la pertinencia de los programas. Tenemos ya un acuerdo secretarial, el 279 para el otorgamiento del RVOE. Ahora fíjese lo que está pasando, 6 estados cuentan con normatividad específica, y además aplican el acuerdo 279, que es el acuerdo de la SEP.

Tres estados no tienen norma propia y no aplican el acuerdo 279, con lo cual son más bien discrecionales; y 22 estados no tienen norma propia y aplican el acuerdo 279. De cualquier manera creo que sería importante, le paso el nombre de los estados con todo gusto, no los traigo aquí desagregados, pero, subsecretario “Tuirán”, le ruego que les ofrezcamos esta información a los senadores.

Lo que necesitamos pues es una homogenización en el modo en que evaluamos la infraestructura de los planteles, porque es muy heterogénea, en el modo en que evaluamos el currículo de los programas, que es muy heterogénea, el modo en que inspeccionamos y vigilamos el cumplimiento normativo, y el modo en que evaluamos la calidad del personal docente para otorgar el RVOE.

Sí hay un problema, CONAEDU está trabajando con el compromiso de homologar los criterios en los estados con base en el acuerdo 279, y creo que hay avances. Yo les reportaré, pues, a través de mi subsecretario de Educación Superior y de Media Superior también cómo vamos en esta política de ajuste muy importante al mecanismo, pues, de otorgamiento de esta validez oficial.

De Don Ricardo, déjeme hacer una reflexión sobre sus inquietudes, no sé si me perdí aquí con mis papeles, perdón. El INIFED, yo creo que el INIFED, señor senador, es una gran institución que debe hacer mucho más por el sistema educativo. Y yo debo reconocerle a usted un especial protagonismo en la hechura de esta ley.

No puedo más que decirle que las entidades federativas que no han cumplido con el décimo transitorio pues están en falta, senador, pero la SEP no puede hacer mucho más que recordarles que lo están, no tenemos mucho que hacer al respecto. Pero déjeme enfatizarle algo que hemos hecho y que el Presidente ha enfatizado especialmente respecto del INIFED.

Senadora, senadores: El problema de la influenza mostró, y déjeme con eso subrayar la importancia estratégica que puede tener en esta coyuntura esta institución tan importante para el país. El problema de la Influenza nos demostró la gravedad del retraso en materia de infraestructura de muchas escuelas, especialmente en cuestión de daños.

Y el Presidente nos ha ordenado un programa emergente que está atendiendo, precisamente, INIFED, junto con CONAFE, para atender 5 mil 590 escuelas hacia octubre de este año, de manera que el momento pico, digamos, de la influenza ya permita a muchos alumnos de estas escuelas tener instalaciones más dignas.

Debo decirles que estas escuelas se escogieron con un criterio de tamaño, fue inevitable. CONAFE está atendiendo los de las zonas más rurales, pero para que esta política tenga más impacto, para más alumnos tuvimos que concentrarnos en las escuelas que tienen la matrícula mucho más numerosa, más de 100 alumnos, digamos, fue el criterio y que no tuvieran baño o que estuviera el baño en condiciones especialmente defectuoso.

Con esos tres criterios escogimos 5 mil escuelas y estamos trabajando muy intensamente precisamente para potenciar la capacidad de cambio que nos ofrece el “INIFED” que es una Institución que nosotros valoramos mucho, señor Senador.

Debo decirle, por otro lado, respecto del juicio que hace usted sobre los resultados del examen. En esta ocasión, a diferencia del año pasado, Senador, no optamos por establecer dos grupos, digamos en los resultados, unos acreditados y otros no acreditados. Déjeme decirle por qué. Porque en algunos Estados empezaron a tomar la lista de prelación de los acreditados y se les acabó. Entonces dijeron, bueno, como yo tenía 20 plazas y nada más tengo 18 acreditados, pues me quedan 2 plazas y ya no tengo acreditados. ¿Entonces qué hago? Pues recurro al método tradicional. ¿Qué hicimos para que esto no sucediera? Establecimos la lista de prelación de los que llamamos “aceptables” que son los que cumplen cabalmente con las exigencias. Después sin embargo hay un conjunto que tiene como el 70 por ciento de los maestros, en donde también están ranqueados del superior al inferior, de los que eventualmente si van a ser llamados a ocupar una vacante, porque ya se acabaron, digamos los acreditados, los aceptables, entonces puedan entrar los que siguen que están mejor ranqueados con un programa de renivelación académica, de manera que podamos utilizar cabalmente el ejercicio de concurso para ocupar todas las plazas, y no recurrir, puesto que ya se acabaron los acreditados, a los métodos tradicionales. Ese fue el sentido de ubicar tres grandes grupos.

Uno que tiene el 25 por ciento, acreditados cabalmente. Otros que tienen como el 70 por ciento, que están en el rango inmediatamente inferior, y un 4.5 por ciento, Senador, pues que están de plano mal, y ahí hay también inaceptables, digamos, los que llamamos “inaceptables”.

Se leyó como que el 75 por ciento de los que no eran aceptables estaban reprobados, no; el nivel de exigencia de este concurso fue muy superior al del año pasado.

Ya el señor Santibáñez hizo unos cálculos muy pertinentes de qué hubiera pasado si hubiéramos utilizado la metodología de este año al del año anterior, y hubieran pasado, debo decirle en esa ocasión, o al revés en esta ocasión si hubiéramos utilizado la metodología del año pasado, hubieran aprobado como el 35 por ciento más de concursantes. Es decir, este concurso fue más exigente y, claro, como fue más exigente, pues resultó pues que el nivel estrictamente de los aceptables, pues resultó inferior, pero no porque estén peor nuestros concursantes, sino porque ponemos estándares de calidad más estrictos, con la oportunidad por supuesto de moverlos una vez que estuvieran agotadas las listas de prelación de los aceptables.

Por eso es que, pero no me extraño y no se lo recrimino, señor Senador, que haya dicho 7 de cada 10. En realidad hay de los mejor ranqueados en el grupo del 70 por ciento que es el intermedio, hay gente digamos con credenciales suficientes que requieren eventualmente algún ajuste.

Déjeme hacer un comentario que tiene que ver con lo que usted subrayaba, señor Senador. Sí, los maestros en servicio salen muy bien en habilidades pedagógicas, didácticas. Y por ejemplo los químicos, que estudiaron química, que son licenciados en química y quieren ser maestros de química en segundo de secundaria, pues salen muy mal en habilidades didácticas. ¿Y saben por qué? Porque no fueron educados para ser maestros, no estudiaron para maestros, estudiaron para ser químicos. Y claro, ellos enfrentan un problema. Esos, por ejemplo, requieren un proceso de renivelación en habilidades didácticas, no en conocimientos sobre la química. Esas son las complejidades del sistema educativo que tenemos que enfrentar y que son inevitables. Porque si pusiéramos más candados en muchos Estados y dijéramos, ah, no, solamente los que estuvieron en las Normales y que estrictamente tienen las habilidades didácticas para ser maestros, van a ser maestros, estamos excluyendo a una cantidad impresionante de profesionales mexicanos que quieren sumarse al Magisterio.

Pero en fin, esas son las complejidades naturales del sistema que son inevitables, pero que aún así suponen la necesidad de enfrentar, como ya dijimos, señores Senadores, una reforma agresiva en el mejor sentido al sistema de educación de las Normales.

Creo que he abusado del uso del tiempo. Aquí concluiría. Gracias.

-LA C. SENADORA PRESIDENTA ORTUÑO GURZA: No, realmente el tema este de la pasión suscita la educación, que es una de las más hermosas pasiones que podemos tener y que señor Secretario, compartimos los miembros de la Comisión.

Creo que ha valido la pena esta tolerancia con el tiempo. Es la primera vez que nos encontramos con un Secretario aquí. La Secretaria anterior nos invitó en alguna ocasión a los miembros de la Comisión a la Secretaría, pero es la primera vez que tenemos la visita de un Secretario y habría que aprovecharla.

Creo, independientemente de que habrá que preguntar si damos o no el tema de la réplica que parece que estoy viendo que ya lo dejemos así, quiero nada más hacer una reflexión final, Secretario.

Quiero simplemente compartir, señor Secretario, que usted ha visto en qué ambiente se ha desarrollado este diálogo. Más que una comparecencia ha sido un diálogo, una reflexión, compartir una preocupación, una reunión de trabajo, un intercambio de emoción por el tema educativo desde todas las ópticas ideológicas que existen aquí representadas en el Congreso, que representa la pluralidad de México.

A mí, como Presidenta de la Comisión no me correspondería hacer preguntas, no me corresponden, no las voy a formular. Me toca pues como que asumir el papel de todos y decir aquí estamos las personas que en el Senado de la República tenemos el privilegio de formar parte de esta Comisión, para que podamos posteriormente tener encuentros quizás temáticos, quizás definidos sobre algún tema en específico que estoy segura que los funcionarios de la Secretaría podrán ampliar.

Pero entonces, de los que quieran hacer derecho del uso de réplica está la Senadora Judith Díaz y el Senador Castellón Fonseca.

Lo dejaremos ahí. Senadora Judith Díaz Delgado, de Nuevo León, del Partido Acción Nacional.

-LA C. SENADORA JUDITH DIAZ DELGADO: Yo solamente quería hacer un brevísimo comentario respecto a un tema que usted abordó que me parece que efectivamente tenemos mucho que hacer todavía en la participación social.

La verdad es que tenemos un esquema de desconfianza sobre todo en las escuelas primarias, en donde los maestros han cerrado la puerta a los Padres de familia y los Padres de familia, o sea, ni uno, ni otro confía en quién maneje los recursos económicos. A mí me parece que ese es el tema central; lo digo porque soy maestra, pero también soy Mamá; y lo digo porque pues soy maestra y abuela.

Entonces creo que el esquema de la desconfianza es lo que tendríamos que mejorar en el renglón de participación social. Me parece que es un pendiente y pendiente grande, porque efectivamente en esa parte también tendríamos que hablar del reconocimiento social, no hablo del institucional, al profesorado.

A mí me parece que eso es todo un tema y a mí me gustaría pedirle que lo abordemos en algún momento. Pedirle también –eso sí no me contestó--- que si nos va a prestar al Director de CONAFE para que venga a platicar con nosotros, para que venga a la Comisión, si es que la Comisión así lo aprueba, porque es todo un tema, es la educación comunitaria y así que luego nos permita tener intercambio con gente de la Secretaría de Educación que tiene pues diversas áreas que atender, a un diálogo como éste en donde podamos profundizar en un “montón” de temas más que se nos quedan.

Tendremos que empezar hablar también de la fiscalización de los recursos, de los que meten la mano al cajón, con toda fórmula de ANUIES, eh, y no son ustedes allá en el Congreso, se está la fórmula de ANUIES para repartir el dinero para las Universidades. Sólo hay uno que otro listo que abre el cajón y saca la mano para dedicarle a su Universidad una cantidad mayor con todo y fórmula de ANUIES.

De esos temas quisiéramos platicar. Yo le agradezco muchísimo su presencia y de nueva cuenta a todos los Subsecretario y a todo su equipo de trabajo.

Gracias.

-EL C. SECRETARIO LUJAMBIO IRAZABAL: Sí, Senadora, gracias.

-LA C. PRESIDENTA SENADORA ORTUÑO GURZA: Senador Francisco Castellón Fonseca, del PRD, de Nayarit.

-EL C. SENADOR FRANCISCO CASTELLON FONSECA: Gracias.

Solamente para reiterarle, señor Secretario, el agradecimiento de parte de los senadores y en especial del Partido de la Revolución Democrática, y también decirle que nosotros estamos a favor de una educación de calidad y de mejorar las condiciones de la educación en todos sus niveles, tanto en nivel básico, nivel medio superior y el nivel superior y que cualquier crítica, reflexión va en ese sentido, no va en ningún otro sentido.

Yo solamente quisiera comentar dos aspectos que quizás quedaron un poco cortos en la respuesta o que finalmente más que cortos en la respuesta, generaron… Usted tiene mucha experiencia en el asunto de transparencias, creo que en la medida en que haya más transparencia en los procesos de cualquier tipo, de aplicación presupuestal, la generación de apoyos a escuelas, en esa medida la confianza de la sociedad en el proceso educativo va a ser mayor. Por esa razón el asunto de las plazas docentes ha sido la bandera del programa Alianza Educativa debe tener la mayor claridad y transparencia posible aún en los estados.

Yo creo que más vale que se diga que el sindicato se reserva el 10 o el 20 por ciento de las plazas a que se quede en la oscuridad y en la opacidad de que las plazas no publicadas se reparten de manera discrecional.

Creo que eso debe de estar, y esa es mi opinión al menos considerado en la Conferencia de Autoridades Educativas, porque creo que en la sociedad mexicana nos debe, más bien le debemos una mayor transparencia no solamente en ese proceso, en muchos de los procesos.

Y por último, señor Secretario, yo solamente quisiera terminar recordando unas palabras de Pablo Latapí, porque vale la pena hacerlo y para tenerlo en cuenta en cualquier reforma educativa.

Para una buena educación, lo dijo Pablo Latapí en un discurso de premiación de honoris causa, no solamente vale hablar de la calidad, de una educación de calidad como un elemento de calidad total, tal y como lo entienden ahora, para Pablo Latapí en ese memorable discurso, la educación toma en cuenta cuatro cosas: la formación del carácter, los valores, los principios, los hábitos la manera de ser, es decir, que el individuo tenga muy claro el sentido de la vida, la formación de la inteligencia, que tiene que ver con actitudes de formación para la resolución de problemas y la cultura general sobre los cuales la gente siempre toma decisiones de acuerdo a su propia formación, los sentimientos, que tiene mucho que ver con la creación de sentimientos de solidaridad, de respeto, de valores, de creatividad, de imaginación que finalmente quizás hemos perdido mucho en nuestro sistema educativo y por último el ámbito de la libertad, el ámbito de la discusión y de la tolerancia que finalmente forma una cultura democrática.

Yo por eso quise terminar con un homenaje a Pablo Latapí en esta comparecencia. Muchas gracias.

-LA C. SENADORA MARIA TERESA ORTUÑO GURZA: Simplemente agradecer a todos su paciencia, agradecer a los subsecretarios, al personal que acompaña a los funcionarios de la Secretaria y agradecerles a ustedes esta celebración por la educación, que ha sido este diálogo enriquecedor.

Muchas gracias a todos.       

Fotogalería

Haz clic en la foto para ampliarla

Haz clic en la foto para ampliarla

carta

Comentarios

csocial@sep.gob.mx

 

 

Última modificación:
Martes 10 de agosto de 2010 a las 17:56:49
Menú secundario